2007

El Mundo Al Revés

oruga.jpg Era de noche, sin embargo yo veía que el sol de la media noche, con sus oscuros y fríos rayos, calentaban las sucias y transparentes aguas de un charco seco. En la profundidad de aquella agua que no existía, nadaban infinidad de peces de colores que salían a la superficie a limpiarse el sudor a consecuencia de tan excesivo frío que estaba haciendo. Yo caminaba leguas y mas leguas a paso de tortuga, me senté a descansar al pie de un frondoso árbol que no tenia ni tronco, ni ramas, ni nada, de nada. Desde allí yo contemplaba que en los perfumados jardines compuestos de huisaches, mesquites y nopales volaban las hermosísimas parvadas de elefantes de flor en flor, y las horribles mariposas con sus enormes trompas tumbaban los árboles y cambiaban los cerros de un lado para otro. Cuando vi, alla a lo lejos pero muy a lo retirado como a unos 11 cm. de donde yo estaba parado, que reñían dos filosos hombres, hasta que un estomago logro introducirse dentro de un puñal, y la banqueta callo sobre el muerto. Inmediatamente después. Llegaron los hospitales de las ambulancias a ver en que se podían ofrecer y dejaron al vivo y se llevaron al muerto y los muertos lo lloraban con las lagrimas llenas de ojos.

Poema Anonimo

El Chilakil

yo.jpg

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
5 Comentarios en “El Mundo Al Revés”