2007

Agrocombustibles: peor el remedio que la enfermedad

Me llego este correo electrónico y me permito incluir partes que me parecieron sumamente interesantes, ojala que se tomen el tiempo en leerlo.

Con la excusa de salvar el medio ambiente, los mayores contaminadores del planeta se han lanzado a un nuevo negocio que amenaza con exterminar territorios alimentarios .

Estamos ante una formidable campaña global para acelerar la producción de agrocombustibles a partir de la soya, el maíz o la caña de azúcar en reemplazo de los derivados del petróleo. La justificación se fundamenta en una realidad cruda: la contaminación del medio ambiente. Y así, subidos a la cresta de la ola ambientalista, los mayores contaminadores del planeta lanzan su nueva ofensiva. La cumbre de la Unión Europea aprobó que en el 2020 un 10% del consumo total de energía provendrá de agrocombustibles. Estados Unidos está inaugurando una destilería para combustibles vegetales por semana: ya están funcionando 120. Las mismas empresas multinacionales que inventaron los transgénicos [Monsanto, Nidera y Cargill] además del potentado George Soros y otros, anuncian fuertes inversiones en destilerías y en la creación de nuevas semillas. Para completar la rueda del negocio, George Bush se reunió en marzo con las tres empresas automotoras más grandes [General Motors, Ford y Chrysler] para adaptar sus productos a la nueva generación de agrocombustibles.

Las consecuencias no se han hecho esperar. En el último año el precio internacional del maíz más que se duplicó. Estados Unidos, principal productor mundial del grano, lo vende a México un 150% más caro. Por lo tanto el precio de la tortilla, alimento básico de los mexicanos, se elevó abruptamente y provocó masivas protestas. Para muchos, fue el primer campanazo.

Lester Brown, director del Earth Policy Institute y ex funcionario de varios gobiernos estadounidenses, advirtió: La cantidad de cereal que se necesita para llenar un tanque de 25 galones [casi 100 litros] con etanol una sola vez alcanza para alimentar a una persona un año entero. Por eso añadió: la competición por los granos entre los 800 millones de automovilistas y los 2000 millones de personas más pobres que hay en el mundo puede conducir a revueltas populares.

El desarrollo de los agrocombustibles no tiene ningún sentido energético, ya que todos los estudios que se han hecho demuestran que se necesita más petróleo para fabricar agrocombustible. Por ejemplo, en el caso del etanol de maíz se necesitan 1,3 kilocalorías de petróleo para producir una kilocaloría de agroetanol.

Estamos ante el diseño de una nueva estrategia de reproducción por parte del capitalismo, que está tomando el control de los istemas alimentarios. Se está produciendo la alianza inédita de multinacionales petroleras, biotecnológicas, de autos, los grandes mercaderes de granos y algunas instituciones conservacionistas que van a decidir cuáles van a ser los grandes destinos de los paisajes rurales de América Latina. Para que Estados Unidos produzca todo el etanol que necesita para reemplazar su petróleo, debería cultivar seis veces su superficie. Entonces, está claro que lo van a hacer en los países de América Latina y de hecho, ya están en camino.

Se trata de un imperialismo biológico.

Via: Arturo M. Lozza
Buenos Aires, 26/04/2007

A mi me late que va haber hambre en América Latina y en los paises mas pobres del mundo, nuestra comida se la van a comer los automobiles.

El Admin
Kin 40

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
3 Comentarios en “Agrocombustibles: peor el remedio que la enfermedad”