2007

Cuando llueve en el desierto

Esta es una entrada muy personal sobre pequeños detalles de la vida en el norte de México.

El norte de la República Mexicana es árido, desértico y con lluvias ocasionales que mantienen una raquítica vegetación. Los paisajes son dominados por enormes extensiones de piedra y arena con prominentes cerros carentes de vegetación en su gran mayoría. Este fue el paisaje que me recibió la primera vez que estuve el norte de mi país.

Norte de Mexico

Recuerdo que en las primeras semanas de haberme mudado una lluvia de primavera sorprendió a la ciudad y me fascino la sensación que la lluvia provocaba en las calles. La lluvia en combinación con la arena le dan al pavimento una peculiar superficie que es sumamente resbalosa. La primera vez que camine por esas calles mojadas yo sentí que podría resbalar en cualquier momento fue una sensación no muy agradable.

La gente que vive en el norte de México tal vez no lo note pero la arena que sopla del desierto en combinación con un poco de lluvia convierten el pavimento en una pista sumamente resbaladiza.

Esta es solo una curiosidad de las muchas cosas que la gente ajena a las ciudades del norte de México notan a simple vista y algo que yo siempre tengo en mi memoria. Si alguno de ustedes de los visitantes quisiera comprobar lo que digo o desmentirme por dramático, adelante el foro es suyo.

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
6 Comentarios en “Cuando llueve en el desierto”