2007

El Simulacro

85.jpgHoy se cumplen 22 años del terremoto del 85 en Ciudad de Mexico. Para mi mente ingenua de niño fue algo impresionante y siempre me acordare de esos minutos cuando senti el piso moverse como nunca, ya de grande se moveria pero por culpa de una que otra peda por ahi. Las consecuencias y las medidas de prevencion que los Defeños y Chilangos tuvimos que aprender despues de ese terremoto se practican seguido, en especial cada aniversario de ese terremoto. Mi primer simulacro fue en el colegio Miraflores, una escuela en forma de cubo de tres pisos y un patio central enorme, por lo menos asi lo recuerdo. En ese entonces la escuela llevaba poco de ser mixta y por lo tanto habian mucho mas mujeres que hombres (chingao, y yo que nada mas curse la primaria ahi) Esto es importante que les cuente, al rato ven porque.

El simulacro, si no mal recuerdo, era algo asi:
1. Salir en orden y en filas segun los pupitres, primero la fila que se encontraba mas cerca de la puerta y por ultimo la que estaba cerca de la ventana.
2. Salir con el brazo derecho extendido y de frente y el brazo izquierdo extendido pero apuntando asi la izquierda. La explicacion que nos dieron fue que con el brazo izquierdo te apoyaras con la pared si predieras el balance y el derecho era para empujar o levantar al de enfrente por cualquier casualidad que pasara.
3. La maestra seria la utlima en salir, cerraria la puerta del salon y trataria de cuidar a los estudiantes.
4. Despues de llegar a los patios por medio de las escalera, tendiramos que alejarnos lo mas que se pudiera del edifico y esperar que terminara de temblar.

Pues claro, no tardo en temblar fuerte y que fue lo que paso, pues se armo un pinche desmadre. Primero, todas las mujeres de prepa del tercer piso salieron corriendo como locas por todas partes armando un escandalo y sembrando panico con sus gritos. Despues las que salieron corriendo fueron las maestras, les valio madre los estudiantes y fueron las primeras en querer salvar el pellejo. Despues ese desmadre de salir en orden y en filas funciono como por un segundo, despues se convirtio en una carrerita monumental, los brazos empujando y jaloneando a gusto de uno. Ya para cuando termino de temblar, unos cuantos llegaron al patio, los demas nos quedamos casi a la puerta del salon por tanto desmadre. Afortunadamente no paso a mayores y nadie salio lastimado de ese desmadre, todos regresamos a clases un rato y despues nos mandaron a nuestras casas. Por consecuencia, se evaluo el famoso simulacro y mejor se opto por decirnos que nos escondieramos debajo del pupitre en contra de las ventana y esperar que no se derrumbara esa madre.
Haganme el Chingado favor!

chilakil.jpg

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
5 Comentarios en “El Simulacro”