2007

Pura Parafernalia I -Juguetes Chingativos-


Ayer me toco ir a una piñata donde el tema era “Dora la Exploradora”, seguramente varios de ustedes la conocen porque la dichosa figurilla tiene un alto poder de posesión sobre la vida de los niños, hipnotizantes programas televisivos y mercancía en todas las presentaciones habidas y por haber en cantidades que te pueden surtir hasta el día que el escuincle salga de la universidad. Ayer por ejemplo, el 90% de los regalos eran juguetes chingativos, chingativos del dinero y de psique infantil; la muñequita de Dora, las pantuflitas de Dora, la pijamita de Dora, la cobijita de Dora, una mochila que habla y canta las canciones de Dora! WTF?!

Pura parafernalia!, aun cuando la niña fue feliz por unas horas, como toda felicidad que brinda la parafernalia fue superflua y efímera. Esos objetos no le sirven de nada y ni siquiera son interactivos o didácticos, ah! pero como venden! ¿saben que rima con Dora? estafa Dora!

Dice mi papá que cuando el era niño solo habían valeros, matatenas y papalotes, y creció siendo una personas de bien, no se le cayo un brazo, es muy feliz, no la paso nada. Cuando yo era niña me tocaron uno que otro juguete chingativo y uno que otro un poco más rustico, pero no existía Dora, ni Barney, ni los Backyardigans o como se llamen, e igualmente no me paso nada. Así que me gustaría pensar que si omito los juguetes chingativos de mis obsequios cumpleañeros, navideños, etc. no dañare permanentemente a nadie.

Por ahí he escuchado amigos quejarse de que alguna vez les regalaron ropa en navidad y lo muy decepcionante que fue la experiencia, la verdad a lo niños no les gusta la ropa ni quieren saber de lo que más les conviene a la larga. Esto tampoco quiere decir que prefieran los juguetes chingativos, el deber de uno padre, hermano, tío, amigo de la familia, etc. persona que aprecie al infante, es enseñarlo a diferenciar lo que de verdad es un juguete de la parafernalia, o en su defecto engañarlo por su mejor interés. Como? pues muy sencillo, si los acostumbras a regalarles cosas de utilidad bien disfrazadas, o bien, un juguete chingativo por cada dos didácticos, te lo agradecerán en un futuro, tampoco les tienes que dar unos calcetines o las tablas de multiplicar envueltas para regalo, simplemente aminorar la tendencia consumista estupida de los juguetes chingativos. Háganme el chingado favor de hacer la prueba esta navidad.

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
59 Comentarios en “Pura Parafernalia I -Juguetes Chingativos-”