2008

Al Maestro con cariño

Hay hombres que merecen toda mi admiración y respeto por haber sido capaces de sobrellavar las adversidades, El Maestro Andrés Henestrosa fue uno de esos hombres que tuvo la capacidad y el espíritu para ver más allá de su entorno y surgir como los grandes, estudio, enseño y trascendió, fue un hombre que a los 15 años solo hablaba zapoteco y llego a dominar el español de una manera tan grandiosa que le dio a la literatura mexicana uno de los libros más editados de todos los tiempos Retrato de mi Madre.El jueves pasado murió a la edad de 101 años, antes de morir su lucidez era tan extraordinaria como su propia vida, recibió un homenaje en El Palacio de las Bellas Artes, recibiendo los respetos de la plana mayor de las artes y la politica, no merecía menos, descanse es paz Maestro.

Ven a mí, acércate,
acércate más, más cerca.
Dame tu mano
y por el camino de mi mano
pásate y éntrate en mi corazón.
Escucha lentamente para que
puedas entender estas palabras
que en mis labios tiemblan.
Verás mis palabras caer en el aire,
como si fueran pequeñas balsas
próximas a naufragar su contenido.
Acógelas.
Sé tú como una blanda orilla de mar
a donde mis palabras recalaran.
Acércate más, más cerca.
Dame tu mano.
En mis historias encontrarás
lo que es limpio, lo que es bello,
lo que transparente brota de mí
como una flor.
Acógelas, sé tú como una blanda orilla,
donde mis palabras recalaran.
Acércate más, más cerca.
Pero ¡ay de mí!, si estando tú
en mi corazón, yo abro los ojos
y te busco en el viento y en la nube,
y otra vez me encuentro solo,
completamente solo bajo el viento.

Siguiente Entrada
»
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
»
Entrada Anterior
31 Comentarios en “Al Maestro con cariño”