2008

Cero y van 2

Primero a Chavez y ahora a Bush, agradesco que haya gente que me HAGA EL CHINGADO FAVOR de callarlos, me levante el sabado por la mañana y al leer el periodico y leer esto en primera plana, me mantuvo con una sonrisa todo el dia como quien dice me alegro el fin de semana ahora solo falta, que estos realmente hagan el favor de callarse.

El fuerte del presidente George W. Bush no es precisamente la diplomacia. Algunos patinazos sobre asuntos de política internacional han sido sonados. Y en la cena que le ofreció el primer ministro israelí, Ehud Olmert, el jueves por la noche, el mandatario se lanzó a tumba abierta para inmiscuirse en la política interna del Estado hebreo. Hasta tal punto que la secretaria de Estado de Estado le pasó una nota escrita. “Cierra la boca”, le recomendaba Condoleezza Rice. Bush, ante la expectación de sus anfitriones, no tuvo reparo en leer en voz alta el mensaje. Se desataron las carcajadas.

En pleno ágape, Bush no se cortó. “La política israelí es como el kárate. Cuando crees que te has librado del primer golpe, te llega otro que no esperabas”. No se quedó ahí. “No quiero entrometerme en vuestros asuntos internos, pero tengo que decir que Olmert es un líder fuerte al que aprecio. Tenéis que garantizar que permanezca en el poder para que el proceso de paz siga adelante. Protegerle”. Habría sido una delicia observar los semblantes de Avigdor Lieberman, el dirigente de la extrema derecha que amenaza con abandonar el Gobierno a la primera concesión.

En ese instante, cuando Bush defendía apasionadamente a Olmert, Rice le envió la nota. Se hizo el silencio. Bush la leyó. Y comentó: “Me ha dicho que me calle, que cierre la boca”.

En Israel, el concepto del secreto de las deliberaciones del Consejo de Ministros simplemente no existe…

Noticia completa en: elpais.com

Cortesía de Alan

labanda.jpg

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
11 Comentarios en “Cero y van 2”