2008

Ahora me toca a mi

Pendejo, imbecil, fascista, maricon, lameculos, idiota, culero, pirata, ignorante, semiddios, insensible, cabron, puto de mierda, ladrón, estupido…

Estas y muchas cosas mas son lo que me llaman semana tras semana muchos de los que comentan en este blog. Me imagino que es uno de los riesgos de ser un bloger en un espacio sin censura come este. En esta ocasión voy a romper un poco las reglas y voy a voltear la tortilla. Ahora me toca a mi criticar su manera de comentar y de paso explicar varias cosas que por ahí han preguntado.

A los primeros que quiero criticar son a aquellos que nunca están contentos con lo que ponemos en este blog. Si no somos de su agrado, por que chingados entran a esta pagina? Curiosamente estas personas son las que entran todos los días y comentan las mismas estupideces, jodiendo a la gente nada mas. Comentarios destructivos llenos de mentadas de madre a diestra y siniestra. Se quejan de la calidad del las entradas pero al mismo tiempo no aportan ni ayudan a la causa con sus comentarios, lo único que buscan es destruir y humillar. Si piensan que el blog va de mal en peor, es por culpa de esos comentarios sin razón o fundamento. Es de la chingada escribir algo chido y que llegue alguien a querer armar un desmadre con sus mentadas he insultos, todo porque se creen chistositos. Cuando uno lee 20 comentarios de puras mentadas de madre la neta ya no es tan chistoso.

Es verdad que existen entradas que no han sido del agrado de la mayoría y se puede decir que la hemos cagado. Pero ni chingen al amigo, no nos juzguen por el resto de sus vidas. Para todos aquellos que no perdonan, veanse en el espejo y díganme si alguna vez no la han cagado. No digo que no critiquen, pero hay mejor manera de hacerlo. Lo único que hacen es hacer de los comentarios algo mas desagradable que la entrada en si. Lo peor es que siempre arman broncas mentándose la madre pensando que unas cuantas groserías son mas ofensivas que otras. La bronca de nunca acabar.

Le puedo seguir pero me doy cuenta que nunca voy a acabar.

Pero como en todo, también hay buenas criticas. Es muy chingon que comentarios nos den en la madre con buenos argumentos y mejor conocimiento de los temas que aquí presentamos. Hasta la pendejada mas… pendeja, termina con comentarios muy tan buenos que le dan un giro muy interesante a las entradas. Les puedo asegurar que todos los días hay mas de cinco comentarios que me dejan cagado de la risa por sus ocurrencias, ingenio y relatos personales. También hay comentarios que dejan enseñanzas muy buenas y creo que al final de cuentas esa es la intención del blog, platicar las cosas y entendernos mejor.

Todos los puntos de vista son validados, tanto el de los blogers como el de los comentarios. Creo que si todos nos ponemos las pilas, este espacio puede ser educativo, chistoso y todo lo que ustedes quieran. Si bien es verdad que esta es la casa de los que escribimos aquí, creo firmemente que esta también es la casa de todos los que nos visitan y por eso hay que cuidarla y echarle un amanita de gato empezando con cada uno de los que formamos esta comunidad. No estoy tratando de poner reglas aquí, nada va a cambiar, lo unico que intento es criticar de la manera mas constructiva que se pueda con el simple afán de mejorar las cosas en este blog.

Por ultimo, quiero aprovechar para responder algo que han preguntado mucho. Por que no ponen lo que les mando? La respuesta no es fácil pero tiene que ver por muchas razones. No llegan en promedio como 30 e-milios al día con colaboraciones y la verdad no podemos poner todos. También mucho de los que mandan llegan si los archivos adjuntos por razones que no entiendo. Otra razón es que muchas veces mandan material que ya publicamos anteriormente y no queremos repetirnos. Les pido de antemano una disculpa si han mandado algo y no lo publicamos. También les doy las gracias por el interés de hacernos decir, a nosotros y a los que visitan este blog, Hazme el chingado favor!

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
247 Comentarios en “Ahora me toca a mi”