2008

En la cruda me sales debiendo

Este pasado fin de semana agarre una muy buena peda. De esas pedas de las que me voy a acordar por mucho tiempo. Como suele suceder, la fiesta termina cuando llega esa desagradable invitada que nadie sabe porque la invitan. Estoy hablando de la famosísima cruda. Lo peor es que mientras mejor la fiesta, con mas ganas llega la pendeja. La culpa, para variar, la tenemos nosotros por tremendas borracheras que tanto nos gustan. Lo peor es nunca pensamos en el desmadre que va a ocasionar la peda en nuestra cabeza y estomago en cuestión de horas. Yo tengo mi lista de bebidas fulminantes que han terminado con las mejores pedas y que me regalan las peores crudas de mi vida. La siguiente lista va por orden de daño y trauma que han dejado en su servilleta.

4. Pink Pussy (mejor conocida como Pink Panotch)
Nivel de Cruda – 3.5

Esta bebida fue la inspiración de esta entrada ya que todavía sufro por la cruda que me dejo. Por cierto, saludos a toda la banda de “Finix” Arizona que se encargaron de ponerme hasta la madre. Como suele suceder, no se ni que es ni lo que contiene pero tiene un sabor dulce y engañador que te da en la madre cuando menos te lo esperas. Sobre todo cuando los caballitos de esa madre no paran de llegar y uno piensa que no pasa nada. Por ahí cuentan que 4 de cada 5 terminan vomitando, 2 de cada 5 terminan bailando en tarimas y a 5 de 5 les chinga por completo el siguiente dia.
Estadísticas vía: Centro de investigación sobre pedas de Chilakil y Cia

3. La Cucaracha
Nivel de Cruda – 4

Esta pinche bebida fue la que robo mi virginidad completamente (hablando de alcoholes). Yo era tan ingenuo en ese entonces que por mucho tiempo pensé que el Vodka Tonic era color azul porque la vez que lo pobre estábamos sentados debajo de una luz azul fosforescente. En realidad no me acuerdo ni como se llama el lugar pero era en el Sur de el Dfectuoso. Esa noche, el novio de la hermana de mi mejor amigo se dio a la tarea de ponernos pedisimos y fue cuando mando traer la famosa cucaracha. En cuanto la trajeron con una llama de fuego y un popote supe que ya había valido madres. Y si, valió madres. En chinga apagaron la llama, me lo tome con el popote y no contentos con eso, un cabron me agarra por Detroit (sin albur), me tapa la boca con una servilleta y me de agita la cabeza. El resto… pues la neta ya ni me acuerdo.
Información vía: Libro de fotografías e historia “Mi primera pedota, el Chilakil”.

2. Jaeger Bomb
Nivel de Cruda – 4.75

Esta madre también la probé en el gabacho, específicamente en El Paso, Texas. Fue una de esas reuniones que por alguna razón terminan en peda. Fue una de esas pedas que uno todavía platica sin que se le trabe la lengua de cosas interesantes. Todo iba bien hasta que llego la clásica persona desmadroza que madrea esa armonía. Esta persona llego con una charola llena de bebidas que nunca en tu vida has visto, pero que sabes que te las vas a tener que chingar. Total de que una terminan siendo dos, y dos terminan en guacareada. Como su nombre lo dice, es todo una bomba. Estas bien por unos momentos y después sientes el chingaso como una explosión. Esa noche terminamos en casa de no se quien haciendo quesadillas durante media hora antes de darnos cuenta de que el comal estaba apagado…Haganme el chingado favor!
Información de daños vía: El dueño de la estufa.

1.El Dr Chapatin
Nivel de Cruda – 5

La peor peda y la peor cruda de mi vida. El lugar del crimen fue un bar que se llamaba la Michelada en Plaza Satelite. Por lo regular uno salía hasta el culo los Jueves por la promoción del 2 x 1. En esa ocasión en particular invitamos a un buen amigo que llego con la gran idea de ordenar un Dr. Chapatin, pinche puto Dr. Chapatin. Hasta el día de hoy, no se que es eso. Recuerdo que llegaba en los mismos tarros de cheve como con un caballito de no se que chingados en el fondo. Y de a dos por uno. Me gustaría contarles mas pero aquí si no sobrevivió ningún miembro de la peda. A muchos de ellos y ellas no los volví a ver hasta años después. De hechos me quedaron pocas ganas de ver a alguien como por una semana.
Información vía: No disponible.

Y como cantaba el maestro Antonio Aguilar
“Hay Diosito si en la peda te ofendí, en la cruda me sales debiendo”

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
87 Comentarios en “En la cruda me sales debiendo”