2008

Cosas de niños

Suele pasar cuando platicas con personas que no has visto por mucho tiempo que las historias de la vida salen del baúl de los recuerdos. Muchos recuerdos son buenos, otros son de la chingada pero el tiempo se encarga de hacerlos muy chistosos. Yo tengo muchos recuerdos de mi infancia y desafortunadamente no puedo presumir haber sido un mocoso ejemplar. La facilidad de hacer travesuras crece cuando uno tiene primos o primas mas grandes y mas vagos. Una de las cosas que me dan un chingo de risa es acordarme de cuantas veces me salí con la mía y la neta me pongo a reflexionar las consecuencias que esas travesuras tendrían hoy en día. A continuación unas cuantas:

1. Tirar cohetes a la casa del vecino
Antes: Claro, el hijo del vecino era un pendejo y eso automáticamente nos daba derecho de chingarlo de la manera que fuera. Nada como aventarle cohetes a su jardín desde el techo de mi casa en cuanto obscureciera.
Hoy: Sin importar la edad, en chinga te regresan el chiste con un plomazo. Si tienes un poco de suerte, nada mas le llaman a elementos de la AFI y te lleva la chingada unas cuantas horas.

2. Meterte a nadar a la fuente de la colonia
Antes: Claro que tu colonia nunca tenia fuente por eso te ibas a la colonia “nice”. Una vez ahí el chapuzón te refrescaba poca madre, y no hay como guerritas de globos con agua.
Hoy: Nunca podrías llegar a la fuente por que la colonias tendrían tres casetas de seguridad en le camino. Si por suerte llegas a la fuente te chingan dos cosas, las cámaras de seguridad o la pinche agua contaminada.

3. Hilos en la calle
Antes: Como olvidar poner hilos de poste a poste pa’ que la raza en bicicleta se cayera. Lastima que nunca funciono y la única vez que chingo a alguien fue a un guey en moto. El guey se regreso encabronado pero nunca nos encontró.
Hoy: Quien chingados anda en bicicleta, puros pinches politicos y lo hacen una vez al mes!

4. Con huevos al micro
Antes: Como olvidar comprar un cartón lleno de huevos y echárselos a los microbuses cuando pasaban. Muchas veces las correteadas estaban cabronas por que esos pinches chóferes gorditos como corren.
Hoy: Cualquier cabron que se arme de huevos… Corre el peligro de ser de no ser visto nunca mas ya que muchos de los chóferes de los micros son parte de banda de secuestradores.

5. Andar en la calle, punto.
Antes: Antes nada mas avisábamos que íbamos a la “Comer” y no había pedos ni preocupaciones si llegábamos 7 horas después. Todo el pinche día en la calle estaba lleno de aventuras sobre todo si traíamos resortera.
Hoy: Por mas que avises a donde vas, si no estas en la casa en dos hora ya es razón pa’ preocuparse.

La neta ya no es tan divertido como antes… Haganme el chingado favor!

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
82 Comentarios en “Cosas de niños”