2008

La suerte de la fea, la bonita…

opción a) la desea?
opción b) le vale madres??
si le preguntamos a nuestra tía mas longeva la respuesta será la opción a)
si le preguntamos a una mujer bonita, la respuesta es interesante…
Resulta que mientras mantenía una fuerte y acalorada discusión con una amiga bonita, (de hecho bella, preciosa), me comentaba ese dicho, ella sabiéndose bella me decía que deseaba la suerte de las feas, porque la belleza sólo le traía problemas, yo en mis adentros pensaba en la opción b), y es que días atrás me sucedió lo siguiente: en el radio, mientras esperaba atorado en el tráfico escuché una rola y a pesar de que la había escuchado en un par de ocasiones más, nunca le había puesto la suficiente atención.
Acto seguido, llegando a casa busqué el video en youtube y en efecto ahí estaba, pude ver a una chica nada agraciada, con una actitud y una personalidad interesante, muy fuerte, así que decidí que tenia que comprar su CD en cuanto tuviera un par de morlacos en la bolsa. La espera fue larga pero llegó el momento de tener ese disco entre mis manos. Me sorprendió que no costó demasiado, que al contrario de los nuevos lanzamientos este estaba al alcance de cualquier bolsillo, (incluyendo el mío), escuché las primeras dos rolas y me gustó aún más, después la 10, por último la 5.
Vi el video de la rola 2 y noté que esa chica flaca y fea tenía algo especial, no sólo su voz, ella tenía algo…
El disco es Back to Black de Amy Winehouse, y me refiero a ella y a su fabuloso disco por que ha coincidido en algunos cambios en mi forma de ver la vida. Y es que esa flacucha que no sale bien en ninguna foto que busqué por Internet me llegó al corazón, con su feeling, con su soul, con su peinado alborotado. Hoy le puedo decir a mi amiga (ex novia de hecho) que, “La suerte de la fea, a la bonita.. (ME VALE MADRES)”… simplemente, de la británica estoy enamorado.

Hazme el chingado favor!

Cortesía de Olafo

labanda.jpg

Siguiente Entrada
Entrada Anterior
Siguiente Entrada
Entrada Anterior
103 Comentarios en “La suerte de la fea, la bonita…”