2008

Un trabajito o un amarre

Hace algunas semanas decidí dirigirme hacia uno de tantos mercaditos que tiene mi ciudad con el fin de comprar algunas cosas para el desayuno sabatino, de esos que constan de unas quecas, medio kilo de barbacoa, un jugo de naranja comprado por litro, quizá algún tamal y porque no, si estás crudo por comenzarla desde el viernes una espumosa y helada chela. En esas estaba yo cuando me llamó la atención un localito que se encontraba en una de las esquinas mas escondidas de dicho lugar, repleto de imágenes y amuletos, bolsitas llenas de hierbas dispuestas de tal modo que formaban cruces, herraduras y demás figuras, algunas tenían artículos tan diversos como ajos secos, santas muertes, estampitas con oraciones, monedas de plástico pintadas de dorado, ranas de plástico y hasta Budas con tremendas panzas al estilo Pancho cachondo; era un localito dedicado a la venta de todo lo necesario (¡y vaya que estaba vendiendo!) para realizar desde un simple conjuro para la buena suerte, un infalible ‘amarre’ con la “loción para llevar el noviazgo al matrimonio” y hasta lograr que esa chica que no te voltea ni a ver porque le ofende lo feo que estas se fije en ti después de bañarte con el siempre efectivo “jabón quitacalzón” reforzado con el nunca menos poderoso “jabón amansaguapas”.
Todo quedaba en mero morbo por ver todo lo que ahí vendían hasta que la encargada de este localito se acercó a dos sombrerudos que estaban junto a mi, uno de ellos con una bolsa negra ya con algunas cosas; “lo que no tengo es pica pica, ese lo consigues donde venden bromas” decía la señora mientras entregaba al sujeto con la bolsa negra un muñeco vestido con una túnica negra y un lazo, unas bolsas con hierbitas “curadas” y una veladora, investigando un poco mas con los que dicen saber sobre esos temas me enteré de que al muñeco se le amarra una prenda o una foto de la persona objetivo de “la brujería o la maldá”, se le prende su veladora, se le revuelve con pica pica, se le tira un pedo en la cara o lo que tu quieras que sea lo que le pase al fulano capturado en la foto o dueño de la prenda antes mencionada, si quieres causarle daño crónico bastará con clavar alfileres en las partes que desees chingar, todo claro está acompañado del correspondiente conjuro. Sinceramente lo primero que pensé (claro está, luego del hazme el chingado favor correspondiente) fue en la mentalidad de esos sujetos al querer hacer daño con la fe en la superchería de por medio, es cierto que el creer o el no creer depende de cada quien, pero cuando piensas en fregar a un tercero de alguna manera es otra cosa.
Sinceramente el punto no es promover la creencia en este tipo de cosas, uno puede creer en lo que su regalada gana le pegue, el punto es que muchas veces no nos imaginamos quienes podrían estar deseándonos que nos vaya de la chingada: el wey al que le ganaste la vieja, al que cuando iban a la primaria le tiraste su frutsi y le quedó el rencor, el que quiere tu puesto etc. O quien podría estar usando los calzones que dabas por perdidos para hacerte “un trabajito”, lo peor es que tampoco nos imaginamos que serían capaces de hacer algunas personas para que algo malo te pase. Por si las dudas, yo ya me compré mi ojo de venado.

yaocelotl

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
76 Comentarios en “Un trabajito o un amarre”