2008

La curiosidad mató al gato

Ayer lunes 2 de junio me disponía a ir a mi trabajo, iba ya tarde (pa´ no perder la costumbre), cuando en Prolongación de Av. López Mateos o Carretera a Morelia (Guadalajara) empezaron a pararse los autos, esto de Norte a Sur, si de por sí ya iba tarde agréguenle la fila de autos, uno piensa “ya hubo un accidente”, “están arreglando en hora pico los muy bestias”, “ya hay una Doñaver que se quedó sin gasolina”, etc., etc.. Y en efecto, había un aparatoso accidente de 3 o 4 automóviles heridos, estaban ya llegando las patrullas y ambulancias, mientras tanto avanzábamos cada vez más lento. Lo “chistoso” de esto, y lo que me hizo decir HAZME EL CHINGADO FAVOR, fue que el accidente estaba en los carriles del otro lado, o sea de Sur a Norte. La lentitud en la que nos encontrábamos nosotros era por toda la bola de PENDEJOS CURIOSOS que se detenían para ver el accidente. Yo sé que el morbo es grande, pero eso ya cae en imprudencia, porque por supuesto por andar pendejeando pueden provocar otro accidente y entorpecer más el tráfico, A mi me caga la gente que hace eso; así que si la curiosidad les gana por favor “orillense a la orilla” y no estorben.

Cortesía de Samurai

labanda.jpg

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
74 Comentarios en “La curiosidad mató al gato”