2008

Breve manual ciudadano para salvar el pellejo

Las mataderas, tiroteos, narcofosas, levantones y demás actividad orgullosamente nacional son el pan nuestro de cada día. Y en vista de que los narcos se pasan por el arco del triunfo operativos, gobernadores, presidentes o cantantes (todos juntos, o de a uno por uno), en este sitio, preocupados por la integridad física de cada uno de los visitantes, nos vemos obligados a ofrecer un breve decálogo para no caer en tentación y librarnos de todo mal. Ramen.

1.- No te dediques –aunque bien muerdan y mal paguen– a la carrera policial, porque seguramente te hará perder la cabeza, la mano, la oreja o ve tú a saber qué más partes del cuerpo.

2.- Di no a las camionetotas: abstente de comprar una. Si ya la tienes, cámbiala por un compacto y una bicla. Sí, ya sabemos que con esos vehículos las viejas se suben solitas, pero si quieres almorzar mañana, aléjate de ellas y no le cuentes este consejo a quien te caiga más gordo; quien quita y amanezca cosido a punta de AK-47 y R-15.

3.- Si eres aficionado a quemarle las patas al diablo o a la pluma de garza, sólo compra en los distribuidores autorizados o con tu dealer de confianza. Más vale malo por conocido, que bueno por conocer.

4.- Evita cualquier contacto con gente de la PGR, AFI, PFP y demás fauna similar. Esos güeyes son polis de día y sicarios de noche.

5.- Adiós a andar de callejero. Mejor quédate en casa, cógete a tu vieja más seguido y ayuda a tus hijos con la tarea. Recuerda: De lejos se ven los toros.

6.- No transites cerca de viviendas de militares, módulos policiacos, patrullas y todo lo que tenga que ver con esa fauna. Si crees que estás más seguro al caminar cerca de ahí, vives (y vivirás por corto tiempo) en un error.

7.- Sácale la vuelta a cualquier sombrerudo y embotado. No por el riesgo de que saque un arma, sino porque te vaya a contagiar lo naco.

8.- No le creas a Jelipe Calderón y sus secuaces de que realmente combaten al narco. Tampoco te fíes del merolico del Peje sobre el tema. Menos a los diputados, senadores y cualquier autoridad. Todos están comprados. Por cada malos que detienen, surgen otros más.

9.- Si estás planeando tus vacaciones de verano, olvídate de los destinos nacionales y lárgate a la Patagonia, Singapur, Groenlandia o algún otro punto lo más alejado de este país.

10.- Si ninguna de esta recomendaciones te parece sensata, lógica o factible. Entonces haz lo que se te dé tu rechingada gana. Al cabo eres muy tú ¿o no?

!Hazme el chingado favor!
Imagen Via: ohlog.com

machincuepo

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
85 Comentarios en “Breve manual ciudadano para salvar el pellejo”