2008

Y ellos… Nada

He rondado en varios trabajos en mi vida y he visto algunas situaciones que me recuerdan cuanto hay que aprender y que cualquier persona en cualquier nivel social puede enseñarte, he aquí un caso:

Trabajaba yo en un cyber cafe cerca de la casa de un amigo, ya saben atendiendo gente, checando el internet, etc, en una semana estaban haciendo una obra por parte del municipio en una cuadra cercana del local donde laboraba y por ende había trabajadores, albañiles, etc, pues bien me encontré en una situación dondé un par de estos trabajadores entraron al local, con ropas de trabajo (obviamente manchadas por la labor) me pidieron una computadora, y dije “ok, a dar servicio”, uno podía ver las manos de un trabajador de la construcción y sabe como son, al principio tenía un poco de duda para que deseaban la computadora (me había tocado que fueran a abrir páginas pornoráficas,resumenes deportivos, “chatiar”,pero regularmente era la pornografía, etc) pero recibí una sorpresa enorme cuando me preguntaron “oye con cual botón se enciende?” (había unas chicas allí que soltaron una risilla), les dije con cual se encendía la computadora y me dijero un gracias muy entrecortado, cada vez me llamaron más la atención como actuaban, parecían nerviosos y un tanto desesperados, al iniciar la computadora estaba observando cuando me volvieron a preguntar, “oiga amigo, donde podemos entrar para escribir una carta?”, me levanté y les indique como accesar al poderoso Word, uno de ellos me pidió que cerrara el programa y que les dijera paso por paso que tenían que hacer para accesar, que teclas presionar, etc, de buena gana se los dije y después la magia se hizo, estos dos hombres, trabajadores, ya algo mayores de edad (no se cuantos hijos tendrían (pero hablaban de sus “chamacos”) fueron allí a aprender a escribir en una computadora, a familiarizarse con algo nuevo, uno de ellos le dijo (era el que siempre le preguntaba al otro las cosas) “He compa, no sabe donde pueda comprar una, para que los chamacos tengan donde hacer la tarea?” el otro señor le dio unas indicaciones, a lo cual agregó el precio, el otro hombre hizo un gesto y dijo: “Pues ni modo, a partirse el lomo por ellos”, esa sola sensación y sentimiento que generaron en mi hicieron que cada vez que fueran estuviera primero ayudandoles y depués atendiendo a las demás personas, porqué estas personas estaban en ese lugar aprendiendo a escribir cartas, a usar un poco el etzel, y picandole un poco al power point, tratando de aprender algo para que sus hijos tuvieran algo de más conocimientos, aún con limitadas posibilidades aprendieran algo nuevo,algo que los ayudara a ellos y a sus hijos, no dudo en decir que se ganaron mi respeto, porque durante 2 semanas (tiempo que duró la obra) iban al local donde me encontraba yo a comer y aprender, en vez de estar con sus compañeros tomandose una chela. En vez de los niñacos que iban allí solamente a bajar porno (creen que uno no se da cuenta), burlarse de los que no saben mucho de las computadoras (porque lo solían hacer),chatiar por 3 a 4 horas y pedir que uno les haga todo, Hazme el chingado favor! Mejor alguien de escasos recursos quiere aprender a la gente que le dan su dinero sus “papis” y se lo gastan en internet pidiendo que les hagan todo y ellos… NADA.

Cortesía de El mike

labanda.jpg

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
150 Comentarios en “Y ellos… Nada”