2008

Sobre Advertencia, No Hay Engaño

Resulta que la semana pasada iba tranquilamente conduciendo junto con mi familia por una vía principal de mi querida Ciudad de México cuando de pronto sentimos que alguien se impacta contra la parte trasera del auto. Entre que asustadas y enojadas, bajamos a ver que rayos había sucedido, para darnos cuenta de que se trataba nada menos que de un camión de pasajeros mismo que, por venirse peleando el pasaje con otros, intentó meterse al carril sin darse cuenta que los de adelante nos habíamos detenido por el semáforo en rojo. Cual fué nuestra sorpresa cuando al acercarnos al camión en cuestión, descubrimos en la publicidad que lo cubría (de una pomada para el dolor) este simpático letrerito. Ante ello no pudimos hacer más que decir ¡¡HAZME EL CHINGADO FAVOR!! y tomar la fotito de rigor.

Hazme el chingado favor!

Cortesía de Mariana

labanda.jpg

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
135 Comentarios en “Sobre Advertencia, No Hay Engaño”