2008

Tres de polecias y ladrones

Pues como se ha convertido en el pan de cada día en la bella ciudad de Morelia, los abusos del poder, y la impotencia del ciudadano, a este nuevo régimen lleno de mafias.

#1
El año pasado nos detuvo, ebrios, una patrulla con 8 elementos de seguridad pública del Michoacán. Veníamos de mi casa a casa de una amigo y dejamos la camioneta estacionada en frente de la casa de mi camarada. Yo salí de la camioneta a tocar la puerta, para abrir la cochera y encerrar la camioneta. La onda es que no nos percatamos que la camioneta se encontraba estacionada a final de la cuadra pero ellos si nos vieron, así que llegaron y fuera del domicilio de mi camarada, revisión de rutina. Cuando voltee ya tenían amagados a los otros dos amigos que venían conmigo (la ténica es mano derecha sobre mano izquierda del sometido y codo de mano derecha sobre la cabeza del individuo) nos esculcaron, y mientras nos revisaban se metieron a la camioneta y bueno no sacaron el estéreo nomas porque era de cassette. Cuanto terminaron su maldad no nos treparon simplemente “buenas noches y ya váyanse a dormir”, y cuál fue la sorpresa al ver la camioneta abierta, y sin nuestras cosas.

#2
Saliendo de la chamba un compañero de trabajo, se fue caminando un tramo que comprende del centro histórico, a la clínica del seguro social de la avenida Madero, pues lo detuvieron en revisión de rutina, por sospechoso, le han robado su cartera, su dinero y mandado a dormir caliento a la baranda, solo porque les dijo que no, que no tenían derecho a detenerlo pues aunque si era bien noche el ya había comprobado de donde venia y que no traía nada.

#3
Pues ahí les va otra de polecías y ladrones; y esta es la que si me hace decir háganme el chingado favor este mismo amigo y compañero de trabajo lo detiene una unidad de seguridad pública por conducir en estado de ebriedad, cosa que no le compete, pero bueno bajan a mi amigo lo revisan, en efecto si estaba tomado, pero uno de tres de los que venían en la unidad se lleva su camioneta. A él le roban el celular y la cartera, se lo llevan a un separo y ahí lo mantuvieron cerca de 10 horas. Despues le dicen que llame para pagar la multa, bueno sin hacerla más de emoción, la “multa” se le pago al agente en cuestión, no hubo boleta de entrada ni de salida (porque para variar pues no lo podíamos localizar , dado que no estaba registrada la entrada), la camioneta estaba en un estacionamiento privado, y aun con la firme recomendación de “ y antes no le fue peor porque se nos puso al brinco”. Lo bonito es que a la hora de hacer denuncia nadie sabe, o la unidad no estaba trabajando en esa zona.

Sé que en realidad, no es muy buena idea andar en estado inconveniente en vía pública o conduciendo, pero hazme el chingado favor, ahora no solo me voy a tener que cuidar d asaltantes y maleantes a altas horas de la noche, ahora hasta de los encargados de mantener la paz y el orden de mi ciudad. Porque encima si no me dejo basculear me llevan aun separito. Ahí se las dejo de tarea.

Hazme el chingado favor!

Cortesía de Armando

labanda.jpg

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
75 Comentarios en “Tres de polecias y ladrones”