2008

En la tierra de los Zetas, tierra de nadie

Yo soy Chilangota y a mis 21 años estoy acostumbrada a cuidarme del peligro en esta jungla urbana, pero el pasado agosto de 2008 vinieron 3 amigas de U.S.A y nos fuimos de vacaciones al puerto de Veracruz, para tomar algo de sol en la playa del Fiesta Americana. Aun eran vacaciones asi que estaba abarrotado de turistas, la primera noche de viernes, nos arreglamos y salimos guapísimas a pasear, el ambiente estaba muy bueno por todo el puerto, lleno de gente disfrutando de una hermosa y calida noche. Decidimos entrar a una disco, que según nos dijeron es la de moda, la verdad que la disco estaba super.

Como el antro ya estaba llenísimo no alcanzamos mesa, así que nos fuimos al fondo y en las mesas que están pegadas a la entrada del baño de mujeres había 2 parejas, y muy amablemente nos dieron permiso de allí dejar nuestras bolsas, ya se que si eso pasara en el DF yo no dejaría mi bolsa a extraños pero siendo Veracruz… y esas personas se veían tan amables, que les dejamos las 4 bolsas sin temor alguno, nos tomamos de las manos las 4 amigas y nos fuimos a bailar dando brincos a la pista, la música buenísima, los efectos de luces increíbles, toda la gente bonita pasándosela super, pero de repente apagan la música, y una voz de un tipo borracho toma el micrófono, en eso vimos que mucha gente se abalanzó a la puerta principal, pero las puertas las cerraron, habían entrado hombres armados, el del micrófono dijo, que esa noche todos podíamos beber lo que quisiéramos sin pagar, ya que ellos invitaban esa noche.

Yo intuí que algo horrible esta por pasar tome a mis amigas de la mano y nos escabullimos entre la gente hasta la mesa donde estaban nuestras bolsas, las chicas que estaban con sus novios estaban llorando de miedo, uno de los chicos dijo, son los zetas, estamos encerrados no van a dejar salir de aquí a nadie. Yo y mis amigas nos sentamos en el piso bajo la mesita intentando ocultarnos, desde allí pude ver conatos de pleitos por el centro de la pista de baile, las chicas que estaba con sus novio, se escondieron agachadas junto a nosotras, sus novios se pararon y se fueron, ya éramos 6 chiquillas solas a merced de estos narcotraficantes llorando bajo esa mesa pequeñita, una de esas chavas nos dijo llorando que estaban golpeando a unos chavitos y sus camisas ya las tenían bañadas de sangre.

Mis piernas temblaban, pero la inocente de mi pensaba que por ser mujeres no nos harían daño, de repente veo como pasan 2 de esos hombres horribles, arrastrando a 2 chavas, uno llevaba a una muy bonita de la mano y la chava intentaba zafarse y gritaba por ayuda pero nadie se atrevía a meterse, a la otra chica la llevaba el otro jalándola de los cabellos y con sus senos al aire por que le habían desgarrado la blusa, las metieron al baño de mujeres, fue horrible, es una imagen que no olvidare nunca, a los pocos minutos paso otro de los narcos con una pistola en una mano y jalando a un chavito rubio que no tendría mas de 19 años con la cara bañada en sangre, por las vulgaridades que escuche, me di cuenta que era el novio de una de las chavas que metieron al baño, y querían que viera lo que le estaban haciendo.

Aunque yo no tomo alcohol, de repente me sentí mareada y con muchas ganas de vomitar, ahora se que fue por los nervios. Creí que nos iban a matar a todos, de pronto comenzó otra vez la música a todo volumen a sonar, y la voz aguardientosa gritaba por el micrófono ¡Bailen putos¡ La gente comenzó a bailar tímidamente y eso despertó las carcajadas de esos tipos que estaban en el micrófono ¡Bailen sin miedo Putos, no pasa nada¡. Entonces llego uno de los novios de las 2 chicas que estaban con nostras y se la quería llevar jalándola de la mano, pero ella comenzó a suplicarle, que nos llevaran con ellos también a nosotras 4, el solo se quería llevar a su novia y a su amiga. En la pista se oían gritos y golpes, estaban lastimando mas gente, yo pensaba en mi papa, si supiera por lo que estaba pasando su hija…

Entonces la mujer, a pesar de la negativa de su novio me dijo que los siguiéramos, nos paramos todas y los comenzamos a seguir, íbamos todos pegados por la pared del fondo, yo intuí que ellos nos iban a rescatar, nos metieron a una bodega, donde no
había luz, atravesamos esa bodega solo iluminando con la luz del celular de su novio. Después pasamos a otro cuarto donde había una ventila por donde entraba un poco de luz y subimos unas escaleras de caracol. Cuando por fin vimos las estrellas es por que estábamos en el techo de la discoteca. Allí las 2 parejas discutían con el mesero que nos ayudo a escapar, por que el quería que nos quedáramos en el techo escondidos hasta que el peligro pasara, y eso seria hasta que amaneciera y apenas eran las 2 am.

Sin hacer caso del mesero miedoso, los hombres acomodaron una escalera de madera, al edificio de junto, sin pensar en el peligro por allí pasamos los 8, ahora estábamos en el techo de la construcción de junto, allí los jóvenes forzaron una puerta y bajamos a un edificio nuevo que aun no esta habitado, corriendo subió un vigilante ya mayor, como de 70 años por las escaleras hasta encontrarnos. Le explicamos lo que estaba pasando en la
discoteca de junto, nos pidió que abandonáramos el edifico y que el reportaría por radio el incidente de la discoteca.

Al estar en la calle vimos que da a la disco desde afuera se veía en apariencia normal, nadie imaginaria el infierno que estaban viviendo dentro, me tranquilizo pensar que el vigilante estaba hablando para solicitar refuerzos. Después me entere que la policía nunca se presento y que en los periódicos ni en ningún lado se menciono el suceso. También me entere que no es un caso aislado, esto se ha venido repitiendo continuamente en Xalapa y Veracruz. No se que decir, no tengo palabras, ha sido una experiencia terrible.

Cortesía de Lety

labanda.jpg

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
530 Comentarios en “En la tierra de los Zetas, tierra de nadie”

1 2 3 6


1 2 3 6