2008

Terrorismo en México a 40 años de 1968

Hola que tal, bueno pues aquí de regreso dejando un articulo que creo compatible con esta pagina… Y pues felicitar a la Banda y a la gente que hizo posible este web, hazme el chingado favor es el reflejo de lo que muchos pensamos pero simplemente callamos, los recomendare en mi columna. Hasta el proximo escrito.

Cultura Occidental
Por Carlos Antelmo Mora

Terrorismo en México a 40 años de 1968

La noche del 15 de septiembre, entre festejos de una independencia dependiente y la alegría ficticia de un pueblo desalmado, en Morelia Michoacán, sucedió lo que muchos consideran el primer acto terrorista en nuestro país, y si, efectivamente fue un acto terrorista, sin embargo no es la primera vez que en el “México Moderno” sucede algo así y para demostrarlo, primeramente analicemos la palabra terrorismo tal y como lo describe el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española.

Terrorismo: 1. m. Dominación por el terror; 2. m. Sucesión de actos de violencia ejecutados para infundir terror; 3. m. Actuación criminal de bandas organizadas (o gobiernos) que, reiteradamente y por lo común de modo indiscriminado, pretende crear alarma social con fines políticos. Entonces conociendo el concepto, comprobemos el porqué en México, no es la primera vez que sucede algo tan escalofriante.

Si refrescamos esa memoria invadida por los comerciales y la ficción noticiosa de la TV, podremos percatarnos de que en México los actos terroristas han sucedido una y otra vez, ya que ha existido muerte y masacre, a lo cual también llamo terrorismo y no por suposición, sino por concepto, me apego a la descripción emitida por el diccionario de la Academia Española, y estos actos no los realizó ni un grupo guerrillero, ni la delincuencia organizada, los actos terroristas los origino el propio gobierno, a continuación una prueba de ello.

2 de Octubre de 1968, en vísperas de las “Olimpiadas de la Paz”, México vivía un ambiente de inestabilidad político-social, el descontento se expresaba en las calles, sin embargo la falacia que se mostró a la comunidad internacional por parte del gobierno, era la de un México libre, estable y próspero, obviamente eso no existía, es por ello que el inepto y servil gobierno mexicano, presionado por los norteamericanos, los cuales estaban temerosos del comunismo que invadía al planeta, cometió (el gobierno México-USA) un acto de genocidio, finalmente un acto de terrorismo aquella tarde de octubre en la “Plaza de las Tres Culturas” en Tlatelolco. No existía motivo alguno para que el ejército estuviera en aquella marcha civil que clamaba justicia, democracia, libre expresión, oportunidades. Sin embargo las armas, sin justificación alguna hicieron su aparición y con ello la muerte, la confusión. Esa tarde del 2 de octubre de 1968, la sociedad mexicana sufrió un retroceso y quedaría traumatizada hasta nuestros días, la sangre tiño el corazón del país, desapareciendo para siempre la posibilidad de vivir en un país libre, en un país soberano, la generación de 1968 había sido asesinada, 1968 había muerto.

Aquella manifestación pacífica y enérgica a su vez, fue aplastada por el temor de un gobierno que fue incompetente para solucionar los problemas de su pueblo y al no tener otra alternativa usó las armas y tanques como medio disuasivo hacia su propia raza, hacia su propia gente, la cobardía los había invadido, y cegados por su falta de inteligencia accedieron a dar la orden de disparar contra todo aquel que pensara diferente, contra todo aquel que hablara de la realidad de un país corrupto y oprimido, contra todo aquel que no creyera los editoriales que Zabludovsky decía en su noticiero, contra todo aquel que pensara diferente, o ¿qué?, ¿acaso el matar a cientos de estudiantes, trabajadores y niños inocentes en una manifestación no es un acto terrorista?, ¿acaso el asesinar a sangre fría a todo aquel que pensará diferente no es un acto terrorista?.

Actualmente se han disipado en nuestra memoria sucesos como los de Acteal, Aguas Blancas, el asesinato de Luis Donaldo Colosio, las muertas de Juárez, San Salvador Atenco, secuestros, asaltos, en fin, una serie de actos que por su agresividad siembran el terror en una sociedad cada vez más individualista y menos perceptiva, el país está colapsado y vive en un estado de terror, lo que en 1968 era falta de libertad, hoy se ha convertido en inseguridad y pobreza, ¿acaso con éstos factores se puede vivir libre?

En México aquellas voces de protesta han quedado en el olvido, aquellas voces asesinadas no se volverán a escuchar, el terrorismo finalmente ganó, los mexicanos vivimos aún con miedo a expresar, con miedo a protestar, con miedo a exigir, hemos sido sometidos, finalmente los mexicanos hemos apagado nuestras voces y aquellas voces de libertad aún siguen muertas.

Ahora todos hacen leña del árbol caído y claro está, el tema de moda es lo que sucedió en Michoacán, la firma de los papelitos del pacto de seguridad está en el cesto de basura de los pinos y de las 32 casas de gobierno, solo importaba la foto. Ahora la nueva tarea es el terrorismo, que lamentable que hagan de la muerte y la tragedia actos políticos. Mañana o pasado Alejandro Martí, Morelia, la venta de PEMEX, los decapitados, los secuestrados, los asesinados, estarán sustituidos en la memoria de los mexicanos por algún otro caso espectacular; por algún acto de corrupción; por otro atentado terrorista; por algún secuestro de un famoso o por aún, por “Timbiriche la Nueva Banda” que sustituye a “RBD”, ambas agrupaciones basura, o tal vez la memoria de los mexicanos sea invadida por el espiritú navideño, donde todo se olvida, efectivamente, cada pueblo tiene el gobierno que merece.

La fantasía nos ha invadido y en México no pasa nada, la sociedad sigue pasiva confiando inútilmente en sus gobernantes mediocres, y si, patrullas nuevas y despampanantes, corruptas y extorsionadoras, depuración de cuerpos policiacos parte de las promesas y la demagogia, solo basta con observar la esquina de la calle de cualquier parte del país, para darse cuenta que la impunidad y los delincuentes portan armas y uniformes con una leyenda que dice: Secretaría de Seguridad Publica, eso sí que es un acto de terror.

Despertemos Conciencias…

Cortesía de Carlos

labanda.jpg

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
99 Comentarios en “Terrorismo en México a 40 años de 1968”