2008

Yo solo se que no se nada

Una vez mas, en una platica pendeja con unas cheves bien frias, terminamos hablando de la violencia en México. Pero ahora no nos enfocamos tanto en los actos cometidos si no en las personas que los comenten. La pregunta fue algo como “como es que alguien puede llegar as perder todo tipo de conciencia para hacer lo que hacen” (decapitaciones o granadazos). Varios argumentaban que es por la falta de educación mientras otros decían que es por la falta los valores familiares. Tienen toda la razón, pero yo en lo personal creo que va mas alla que eso. Creo que la pobreza extrema es la que cambia a la gente de esa manera. Esa pobreza que ni tu que lees esto ni yo que lo escribo lo entendemos.

Hace poco vi una película que ya tenia un chingo de ganas de ver. Una película que me recordó el México pobre que se olvida fácilmente pero que siempre esta presente. Estoy hablando de El Violín de Alejandro Vargas.

Buena película, yo la vi tres veces en tres días. Hazme el chingado favor! No les cuento nada sobre la trama pero si les voy a contar lo que yo saque de la misma. Lo que entiendo es que ni tu ni yo sabemos lo que es la pobreza. Para muchos de nosotros, la pobreza es no tener un automóvil, o una computadora, o poder disfrutar de una buena carne o de jodida no poder viajar mas. Pero la verdadera pobreza es no tener donde dormir o apenas tener para una tortilla. Esa pobreza causada por no tener oportunidades y esa ignorancia de saber como aprovecharlas. Esa pobreza que lleva a la gente a buscar vías alternas de cómo sobrevivir. Muchas veces por el camino correcto, pero por lo que veo hoy en día, muchos de ellos se van por el camino equivocado. El camino que el cabron ventajoso les ofrece. Ese camino que los lleva a quitar una vida humana por unos buenos billetotes. Es difícil para muchos imaginarse decapitando a alguien, pero cuando ya no hay otra alternativa…pos que chingados les queda.

Me atrevo a decir que tu lector y yo bloguero (que mamon), con respecto a la pobreza solo se que no sabemos nada. Ahora imagínense, si nosotros no sabemos lo que es la pobreza como chingados van a saber nuestros gobiernos. Ellos que visten sacos y corbatas y que llegan con escoltas a chambear. Ellos que viajan en un Tsuru o en un helicóptero presidencial. Ellos que viajan por todo el mundo con la excusa de estar trabajando… Es increíble que no se dan cuenta que para librarse de la violencia hay que empezar por terminar con la pobreza. ‘Uta madre, se me hace que pido mucho… Chingao!

Fuente: Mi torcido y encabronado cerebro!

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
199 Comentarios en “Yo solo se que no se nada”