2008

Catarrito

Término de moda para la nueva crisis. No es que el añejo grupo del finado chico ché haya decidido hacer su gira del reencuentro, pero muchos quisiéramos mil veces que solo se tratara de eso.

Desgraciadamente con la nueva crisis que se asoma lo que se respira en México entre todos los que pertenecemos a los jodidos y clasemedieros es un aire de preocupación al observar los desplomes de las bolsas a nivel internacional, “la culpa la tienen los gringos” ,”nos va a cargar la chingada” dice el pópulo, “está mas cabrona que la del ’29” dicen los mas aventurados citando al dueño de telcel sin conocer como se dio o incluso que fue la depresión de ese año en la tierra de Mickey Mouse, lo que si saben es lo que todo mundo comenta: el dólar ya superó los 13 pesos; y tras la experiencia de muchos durante el tristemente célebre error de diciembre de 1994 (que es una jalada echarle la culpa de todo a un solo error, cuando fue toda una cadena de ellos), cuando notamos un alza en el desgraciado billete verde no nos queda mas que recordar esas fechas y entrar en pánico.

Para muchos, el pasar de “es un catarrito”, “no pasa nada”, “nuestra economía está blindada” (soberana pendejada) a “les pedimos que ahorren para cualquier contingencia que se vaya a presentar en el futuro” en palabras de nuestro subsecretario de hacienda Alejandro Werner solo hace que entremos aún mas en la incertidumbre y el miedo; aunque los analistas y economistas que saben de todas esas madres nos explican como está la cosa y que puede darse una recuperación rápida… ¿y si no?

Mientras tanto, para los que solo somos espectadores de estos desmadres nos queda solamente encomendar el país a San Jasmeo y aferramos con uñas y dientes a las esperanzas de que todo mejore y que el “catarrito” pase por el bien de nuestros bolsillos.

En cierto periódico en línea incluso se ha abierto un apartado en donde se pregunta cuales son las medidas de prevención que toman los lectores con respecto a este desmadre, el factor común es el ahorro, sin embargo si nos ponemos a pensar en todos aquellos que lamentablemente ahorran una madre y no por despilfarro, sino porque el salario no da para ahorrar mas, entonces se chinga la cosa.

Las recomendaciones: absténganse de comprar a crédito, hagan un esfuerzo por liquidar sus tarjetas y chequen muy de cerca todo lo que tengan a plazos y con tasa variable, pues los que de verdad saben ya han advertido que de seguir así la economía, una deuda podría incluso duplicarse por la variabilidad de las tasas de interés en tan solo unos meses… vaya, como en la crisis del ’94.

Dentro de lo que cabe mencionar sobre este “catarrito”, es que desde hace tiempo atrás se veía venir, sin embargo la mayoría la sintió cuando la tenía encima, como siempre ha ocurrido en este ciego México por tanto ver televisión.

Esperemos que el “catarrito” que ya va más allá de una complicada neumonía pronto deje de espantarnos, sino no nos dejarán concentrarnos en cosas realmente interesantes e importantes, como el camino de la decepción mexicana hacia Sudáfrica 2010 (sarcasmo), saber si el pendejín ese llamado pee wee se gana a la tele audiencia de Taravisa con su “entonadísima y viril voz” (doble sarcasmo) y sobre todo… nos deje donar al teletón (triple sarcasmo).

¡Hazme el chingado favor!

yaocelotl

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
121 Comentarios en “Catarrito”