2008

La otra llamada

Pues como suele suceder, a su servilleta le gustan despertarlo con una llamada telefónica en los únicos putos días que me puedo dar el lujo de despertarme tarde. Este Sábado, fue una de esas pinches levantadas que no se me van a olvidar por un chingo de tiempo. No recuerdo al 100% por estar medio jeton pero la llamada fue mas o menos algo así.

Sabado 7am… Suena el Teléfono

Chilakil: Bueno…

Voz de Señora: Hola mijo, buenos días, como estas?

Chilakil: Bien… quien habla…

Voz de Señora: Soy tu tía Sandra mijo, oye pos fíjate que estoy tratando de comunicarme con tu mama y no contesta. Lo que pasa es que estamos organizando la comida de cumpleaños de tu tío Javier y necesito unos teléfonos. No encuentro la agenda por ninguna parte, se me hace que se me quedo en la camioneta de tu tío y se fue muy temprano a recoger unas laminas.

Chilakil: Pero…

Tía Sandra: Ademas necesito organizar ver si Alma Rosa va a llevar los frijoles y las tortillas, para la discada. Ya vez que tu tío la prepara muy rica, le van a prestar una muy grande para poder hacerle a toda la gente que va a venir. Me dijo tu primo que te va a hablar para ver si puedes venir temprano y que le ayudes para ir por la cerveza.

Chilakil: Oiga pero…

Tía Sandra: Por cierto, me contó que ya por fin vas a presentar tu ultimo examen, que te la pasa estudiando. Que bueno mijo, hay que estudiar mucho para salir adelante, ya vez lo que le paso a los hijos de Miguel Ángel. Por mas que quieren conseguir no pueden pero eso si, se la pasaron de vagos en vez de ir a la escuela. Ademas “Chico” se me hace que ya ni le ayuda a Miguel Ángel en la tienda….

Después de tres minutos que sentí como si fueran 10

… Pero a mi me da mucho gusto que tu sigas con tus estudios.

Chilakil: Lo que pasa es que…

Hay mira, se me hace que ya me esta marcando tu mama al celular, te mando un beso mijo y nos vemos mañana. No se te olvide llegar temprano para que vayan por las cervezas. Adios mijo.

Chilakil: Byegon verde

Y donde esta el Hazme el chingado favor Chilakil? Pos’ que no tengo ni una pinche Tía Sandra, ni un puto tío Javier ni una puta fiesta ese Domingo. No conozco a ningún Miguel Ángel ni su pinche tienda y yo ya termine mis putos estudios! Lo peor del caso es que entre el coraje y la risa que me dio por lo que acababa de suceder ya no pude regresar a mi sacrosanto sueño… Chingao!

Fuente: Mi torcido y encabronado cerebro!

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
341 Comentarios en “La otra llamada”