2008

Una regla muy importante

En este mundo existen muchas reglas. Unas mas estrictas que otras dependiendo quien las haga. Desde el día que tenemos uso de razón, se nos imponen reglas como no comer croquetas del perro o pintar las paredes de la casa. Yo por ejemplo rompí esas dos de niño y con la primera me lleve un buen de burlas y con la segunda una buena chinga. Ya después en la escuela te piden que no interrumpas a la directora, que no tires el suéter de tus compañeros por la ventana cuando te encabronas con ellos, que no mojes el asiento de la maestra con potpurrí pa’ que no huela feo y no levantarle la falda a tus compañeras. Romper esas reglas no tienen graves consecuencias, si mucho un reporte y una cagada de tus jefes. Ya después cuando uno es adulto las consecuencias son mas graves si rompemos las reglas. Perder la chamba, multas y hasta llegar a la cárcel pueden ser las consecuencias.

Pero también hay reglas que son mas importantes que cualquier otras que puedan existir en este mundo. Estoy hablando de las reglas entre hombres, amigos, cuates, compas’ o como chingados nos llamen. Son reglas entre hombres machos, peludos y cabrones! (aplica también si no son machos peludos y cabrones, con que tengan un pene colgando entre las piernas) Esas son las reglas que importan chingao!

Pero cual va siendo mi sorpresa cuando me entero que no muchos saben de la famosísima regla del “Mi Porno Amigo” o en ingles “Porn Buddy”. Por eso me dispongo a explicarle esta regla para los que no se la saben, tomen nota cabrones.

Se que lo primero que pensaron es que probablemente se trata de ver pornos con un cuate hasta que por alguna extraña razón un de los dos diga, como que me dieron ganas de cagar, voy al baño. Hazme el chingado favor! Que excusa tan pendeja, jajaja. Pero NO, esta regla no tiene nada que ver con eso. La regla de mi Porno Amigo va mas o menos así:

Todos tenemos que tener un “amigo” que sepa exactamente en donde escondemos nuestras revistas o películas porno. En caso de que uno muera antes de tiempo, este amigo será responsable de ir corriendo, volando, nadando o no se como chingados se les antoje, pero la cosa es llegar lo mas pronto posible al lugar donde el difunto escondía este valioso material. Las pornos tendrán que desaparecer de ese lugar sin huella alguna. Recuerden, hoy en día también hay que borrar los archivos porno de las computadoras. El chiste es que ni una novia, esposa, hermana o madre se entere de nuestro vicio. De esta manera, moriremos sin que nos manche esa bella… digo, horrenda he inmoral costumbre de tener pornografía. El pago por el acto de honor y valentía… Pos’ añadir a nuestra biblioteca de pornos. Ahuevo!!!

Entonces ya saben cabrones, a seguir las reglas! Si no tienen a un “amigo” como este, Háganme el chingado favor de conseguir uno inmediatamente. Mantengamos nuestras reglas y tradiciones vigentes! Y si tu que lees esto eres mujer… chingao… ya la cague verdad?!

Fuente: Mi torcido y encabronado cerebro!

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
104 Comentarios en “Una regla muy importante”