2008

Los candidatos de la gente

Debido a que los medios, el ministerio publico, el Instituto Electoral del Estado de Coahuila, se encuentran comprados por el gobierno del profe Humberto Moreira, recurro a este blog para hacer escuchar mi voz.

El 19 de octubre de 2008 hubo una elección de estado en Coahuila, “el gobierno de la gente” compro votos y conciencias a diestra y siniestra, de 100 a 500 pesos por voto, en todo el Estado ademas de que repartió cientos de miles de tinacos, despensas, pintura, impermeabilizante, sopas, leche, material de construcción en todo Coahuila, para arrasar con la oposición, ganando en algunos lados 7 a 1, pero en promedio 3 a 1 y 2 a 1.

El PRI se aprovecho de la apatía de la gente, y del desencanto por el PAN y demás partidos, para posicionarse como el partido dominante, en un estado donde el nepotismo y la corrupción, es la regla común.

Estos son “los candidatos de la gente”.

Salomón Juan Marcos Issa

En uno de los promocionales, Salomón Juan Marcos Issa, abre con su presencia y voz, prometiendo más empleos.

El candidato al VIII Distrito electoral, vocifera; alardea; cuando en la realidad, sus empresas, – careta de actividades turbias -, despiden cotidianamente de sus líneas de ensamblaje a obreros que nunca gozaron de las mínimas prestaciones de Ley.

Marcos Issa, se distingue por escamotear en plenas Juntas de Conciliación y Arbitraje los derechos laborales.

Incluso ha llegado a las amenazas cumplidas. Po ejemplo; privación ilegal de la libertad, según denunciaron ex obreros en la oficina de conciliación laboral en Gómez Palacio, Durango.

Sobre Salomón Juan Marcos, pesan no sólo rapacidad con sus obligaciones laborales, también mantiene un negro historial de desfalco de dinero federal. Una muestra. El Programa Marcha Hacia el Sur. Los expedientes de la estafa existen. No se procede por arreglo en las cúpulas políticas.

La sustracción de los fondos públicos de este programa, confirman que la generación de empleos no le importa. Para Marcos Issa, interesan los recursos públicos que pueda llevarse a sus bolsillos, aunque las fuentes de trabajo apenas subsistan.

Por si fuera poco, Salomón Juan Marcos Issa, conserva a sus empleados sin los pagos correspondientes al INFONAVIT.

También los mantiene fuera de todo fondo de retiro.

Jesús Salvador Hernández Vélez

En el mismo promocional, con cambio de toma, aparece Jesús Salvador Hernández Vélez, batiendo las manos.

Con profundidad que raya en la superficie Hernández avienta a la lente, “también (traeremos) agua y bienestar para todos en La Laguna”.

Renegado público de las luchas populares en las que participó en los años 70, ha hecho de todo con tal de mantenerse en el carro presupuestal priista.

Un ejemplo son las ofertas lanzadas en estos comerciales. Promesas que en su trabajo como funcionario público ligado al sector campesino, nunca defendió.

En su debut como legislador federal, siendo tesorero de la Confederación Nacional Campesina (CNC), impulsó vehemente las Reformas al Artículo 27 Constitucional por encargo de su compadre Hugo Andrés Araujo,- otro desertado de las protestas populares-, entonces Secretario General de la CNC, cumpliendo cabalmente las órdenes de Carlos Salinas de Gortari.

Relevados por Beatriz Paredes Rangel de la CNC nacional, bajo suspicacias de desfalco, – no dejaron fondos en la Tesorería cenecista -, Hernández Vélez, volvió a caer en Coahuila.

En el sexenio montemayorista se hizo cargo de la llamada Alianza para la Reactivación y el Empleo (APRE) enfocada al campo lagunero.

De inmediato, campesinos de San Pedro de las Colonias, denunciaron que con el uso de prestanombres, sembró 10 mil 500 hectáreas de algodón con recursos públicos a favor del entonces gobernador, Rogelio Montemayor.

Eduardo “Lalito” Olmos Castro

Lo mismo ocurre con Eduardo Olmos Castro, quien debutó en la política a partir de sus inversiones en la campaña de Enrique Martínez y Martínez.

Incorporado al grupo conocidos como los “burbujos”, – liderado por el entonces Secretario de gobierno de Coahuila, el neo perredista Raúl Sifuentes Guerrero -; Olmos Castro se agenció la obsesión de ser alcalde de Torreón, merced al dineral que dice haber invertido en diversas campañas, entre éstas, la del propio gran masón iluminado grado 33, Humberto Moreira.

Pero como patrón tiene la onza de oro. No pagarle a la mayoría de los trabajadores que despachan combustible en sus gasolineras.

Por muestra. En sus gasolineras mantiene en nómina un promedio de sólo a 5 personas para cubrir tres turnos laborales.

Sin embargo, si usted surte gasolinas descubrirá que existen mínimamente 6 empleados en el área de las bombas. De éstos trabajadores, sólo cobra el llamado jefe de turno. También, los salarios son precarios. El resto de los empleados los pagan los clientes con sus propinas. Esto es flagrante violación a la Ley Federal de Trabajo.

“Lalito” Olmos, sabe cómo hacerlo “por la fuerza que da la experiencia (Lalo Olmos, dixit)”.

En términos políticos, Eduardo Olmos Castro, ya se pitorreó del voto popular.

Siendo diputado federal del V Distrito de Coahuila, en la LIX Legislatura, dejó tirada la curul, para contender por la presidencia municipal de esta ciudad.

Las elecciones las perdió frente a José Ángel Pérez Hernández, por más de 40 mil votos.

A Olmos Castro, al igual que Raúl Onofre Contreras, – alcalde con licencia de Matamoros-, que era su suplente, no les importó burlarse de los votantes del V Distrito al dejarlos sin diputado.

Ahora, Lalo Olmos y Onofre Contreras, buscan curules, que de ganar, seguramente no terminarán sus períodos legislativos.

De acuerdo a priistas, la pelea de Olmos Castro por la curul, está encaminada a permanecer vigente en el ámbito político; cree que será el candidato a la presidencia municipal en el año 2009.

Enlace http://www.democratanortedemexico.com/

Cortesía de un Ciudadano

labanda.jpg

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
82 Comentarios en “Los candidatos de la gente”