2008

Seducido por internet

Justin Perry un chavo de 13 años, instalo una webcam con la esperanza de poder relacionarse con alguna chica. Sin embargo, los únicos que habían respondido eran hombres que se comunicaban con él por messenger. Para Justin no eran más que unos amigos que le halagaban. Pronto uno de sus espectadores le envió una propuesta: estaba dispuesto a pagarle 50 dólares si posaba sentado frente a su webcam, con el torso desnudo, durante tres minutos. El hombre explicó que Justin recibiría el dinero de forma inmediata por paypal. Justin se quitó la camiseta. “Pensé que, al fin y al cabo, me quitaba la camisa gratis en la piscina”, “¿cuál era la diferencia?”.

Así comenzó la vida secreta de un adolescente al que engatusaron para venderse en Internet durante cinco años. Este alumno brillante y aficionado al fútbol se vio arrastrado a ofrecer un espectáculo delante de la webcam -desnudarse, ducharse, masturbarse e incluso tener relaciones sexuales- para un público de más de 1.500 personas que le pagaron en esos años cientos de miles de dólares.

Para los 16 años Justin ya era muy popular en Internet y abrió su propia pagina web donde hacia shows en vivo, la gente comenzó a pagarle boletos de avión y hospedaje en los hoteles mas lujosos para pasar una noche con el, a su mama le decía que iba a un viaje de estudios. Uno de esos señores le comenzó a dar una mensualidad para que rentara un departamento cerca de su casa donde su mama no lo molestara ni pudiera descubrir que es lo que estaba haciendo en su habitación. El teatrito se acabo cuando unas compañeras de su clase encontraron la web de Justin, y el chisme se regó como pólvora por su escuela. Asustado Justin le pidió permiso a su mama de irse un tiempo a Cancún, México donde vive su padre y del que ella tenía varios años divorciada. El papa se asombro de ver las cantidades de dinero que tenía el chavo, primero el solo le contestaba que era por que era diseñador de paginas web, pero al poco tiempo ya le contó toda la verdad. El papa en vez de enojarse le brillaron los ojitos y le ayudo a crear un nuevo sitio web mas profesional donde rápido tuvieron mas de 1500 suscriptores, todos hombres adultos, que tenían que pagar una cara mensualidad que les daba derecho a dirigir a su gusto a Justin por la webcam, donde hacia 3 shows por día, el papa también le conseguía prostitutas para que tuvieran relaciones con el chavo frente a la cámara. El negocio se convierto muy rentable tanto para el papa como para el hijo, hasta que un reportero investigador del New York Times que indagaba sobre un fraude, se topo con la web de Justin, y se impresiono de como sus fans estaban tan involucrados con las vida del chavillo y lo incitaban a tener sexo y usar drogas. El reportero se dio cuenta del enorme peligro en que estaba metido y lo contacto, se hizo pasar por cliente y le pidió una cita en vivo en Los Ángeles. Cuando se encontraron en persona el chavo estaba todo drogado, y todo jodido, muy flaco y ojeroso. El reportero se gano la confianza de Justin y pudo ayudarlo a dejar ese mundo de drogas y pornografía. Justin entregó archivos y transacciones de su tarjeta de crédito al FBI y a otras autoridades para ayudar en la identificación de los pedofilos. Kurt también ha estado investigado los archivos de Justin y sus resultados dieron con 1,500 clientes, identificaron a 300 y encontró que todos eran profesionistas exitosos, pediatras, maestros, abogados, etc. casados y con una aparente vida normal. El reportero término diciendo que ningún niño o adolescente debe tener una camara web en su habitación. Mucho ojo.
Via: en.wikipedia.org

Hazme el chingado favor!

Cortesía de Juan Jose

labanda.jpg

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
93 Comentarios en “Seducido por internet”