2008

Día de muertos y días de muertos en vida

Se acerca la festividad mexicanísima de Todos los Santos y Los fieles difuntos, o más conocida por todos nosotros simplemente como Día de muertos. Haciendo a un lado la crisis sabemos lo que esto conlleva: muchas calaveritas de azúcar, pan de muerto, tamales de pipián, papel china picado, el color del cempasúchil por todos lados, además de severos ataques al Halloween y la notoriedad en la pérdida de tradiciones.

Todo aquello me ha puesto a pensar en la obra de Juan Rulfo (a Dios gracias por mi sobriedad y mi inminente depresión), de la cual yo deduje, mediocremente y con disculpas de la obra maestra y de los literatos que la elogiaron, lo siguiente:

Estamos muertos en vida

Así que… Por qué no celebrar a esos muertos, esos muertos que nos gobiernan, esos muertos que nos asaltan, esos muertos que nos secuestran, esos muertos disfrazados de políticos, policías y narcotraficantes, esos muertos que son los que verdaderamente asustan; poner una velita por ellos, brindar por ellos y emborracharnos por ellos. Sólo hay un día de muertos, lo cual quiere decir que los 364 días sobrantes son días de vivos, o, tal vez, ¿día de los muertos en vida…?

Digan lo que quieran, a mi me asustaría más una máscara de López obrador que una de algún zombie purulento. ¿Quién no desea que pronto su alma encuentre reposo y deje de de vagar por estas tierras con su gobierno legítimo y sus marchas?

… Dejemos algo más en el altar que le hacemos al abuelo difunto; además de velitas, mandarinas y tequila, pongamos un estéreo o una televisión, ya verán, o llegará el abuelo y se comerá la ofrenda, o llegará el ladrón y se llevará el estéreo.

Tomen sus precauciones si planean visitar el panteón a medianoche.

Saludos y feliz día de muertos.
Hazme el chingado favor.

Cortesía de Javier

labanda.jpg

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
33 Comentarios en “Día de muertos y días de muertos en vida”