2008

Réquiem Olvidado

Mouriño para acá y Mouriño para allá, los paranoicos que si fue un atentado en contra de Mouriño, y los humanistas que no todo es Mouriño, ¿y los civiles que? preguntan indignadísimos. También aparte de la tripulación, los civiles, hubo otro personaje olvidado y ninguneado.

Sí la frontera mexicana es el patio trasero de los Estados Unidos de América y ahí dejan a mucho mal viviente, este personaje olvidado fue el encargado de que México se deshiciera de escoria como Osiel Cárdenas Guillén, Gilberto Higuera Guerrero “El Gilillo”, Ismael Higuera Guerrero “El Mayel”, y Héctor Palma Salazar “El Güero Palma”, entre muchos otros, evitando, de esta manera, que estos personajes siguieran operando sus respectivas organizaciones (que el estar encarcelados en México no evita). Fue pues en toda su vida combatiente de la Delincuencia Organizada, su último cargo fue la Secretaría Técnica para la Implementación de las Reformas Constitucionales sobre Seguridad y Justicia Penal, que se encargo de llevar a buen término las recientemente aprobadas, reformas en las que hay fuertes cambios penales y constitucionales para combatir la Delincuencia Organizada.

Contrario a Mouriño, su cabeza sí tenia precio, había lastimado a varios carteles, principalmente al del golfo, y estas escorias atentaron 3 veces en contra de su vida, por eso le otorgaron una casa blindada y le otorgaron personal de seguridad.

Eduardo Medina Mora, Procurador General de la Republica, enemigo político de Mouriño y de Genaro García Luna, considero que una persona que durante mas de 30 años había combatido al crimen organizado y sobre la cual pendían amenazas de muerte, con los antecedentes de atentado en contra de su vida, insisto, pensó que no necesitaba una casa blindada y que no necesitaba tantos elementos de seguridad, así que le quito ambos, dejándolo con una paupérrimo cuerpo de seguridad, hazme el chingado favor. Exponiéndolo, con esto, a que Osiel Cárdenas cumpliera su palabra “tarde o temprano, me voy a deshacer de él”, no pudo, un accidente se le adelanto.

No hubo disparos de salvas en su funeral, no hubo un discurso emotivo, no hubo un “no olvidaremos sus ideales”, ni un recuento de su actividad profesional, solo tres líneas se leyeron en su honor, en honor a mas de 30 años de servicio, esos son los costos no ser amigo político del presidente en turno.

No era millonario, solo tenía una casa la que se quedo su ex esposa en el divorcio, vivía en la casa blindad que le quitó el procurador, y buscaba alojo con sus amigos, no fue una blanca paloma, fue un humano, un hombre trabajador.

Descanse en paz José Luis Santiago Vasconcelos.

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
75 Comentarios en “Réquiem Olvidado”