2008

¡Hoy toca!

Para muchos esta frase es la mas esperada durante toda la semana, para otros afortunados es mas recurrente durante la misma, sin embargo sea cual sea la frecuencia casi todos optan por las maneras convencionales: izquierda, entra, sale, derecha, arriba, me va, abajo, te va, etc. Las diferentes maneras de jugar al papá y a la mamá para la mayoría son las mismas, por tabú, por rutina, porque si o porque simplemente no se aventuran a buscar otras alternativas para hacer del chaca chaca algo además de placentero divertido o digno de grabarse para la posteridad en esa videoteca personal que quisieras presumir con tus amigos después de ver el partido del domingo (nomás aguas porque luego lloran)

Muchos piensan que está cabrón porque no saben como reaccionará su pareja llámese esposo (a), novio (a), pompi, galán, etc, cuando les platiquen su fantasía sea cual sea… y es que en esta área las posibilidades son tan variadas como los colores: disfrazarte de burro, de colegiala, de batman y robin, con cuero y botas hasta las rodillas o de policías buscando “chicos (as) malos (as) que castigar a macanazos (literalmente hablando).

Algunos mas aventados recurren a las sexshops, estos templos donde el Dios falo se hace presente en silicón y latex en sus mas diversas variantes y tallas (small, medium, oh my god) y las tangas comestibles se acompañan de sabores artificiales como chocolate, fresa, vainilla, frutas exóticas y hasta mora azul, lo raro es que difícilmente encuentras parejas en estos lugares y para entrar a una de estas tiendas algunos (as) hasta se tapan la cara como si de un burdel se tratara… ¿no que las nuevas generaciones son de mente abierta?

Para algunas personas sino es que la mayoría el uso de juguetes sexuales está dirigido a las sexo servidoras, a las amantes, a los gays, a los enfermos depravados que ven a las mujeres con vista de rayos X y a los que no tienen con quien, curiosamente entre los clientes hay personas mayores que distan mucho de tener alguno de los calificativos anteriores, quizá sea que esta es una alternativa para ser esa Lolita levanta pasiones o ese cavernícola que jala de las greñas a su hembra al entrar en el papel de su disfraz o usar algunos accesorios o solamente sea para “ver que chingados se siente” al usarlos.

Sin embargo, nos falta mucho para aceptar que este tipo de juguetes sean algo común y al contrario sigan siendo vistos como si necesitaran ser exorcizados, recuerdo una vez en el aeropuerto en un vuelo internacional a una chica muy nerviosa tras haberle tocado revisión en su maleta: al abrirla sobre la mesa a los agentes federales se les cayó de ella un dildo que además de tener un color llamativo al chocar contra el suelo comenzó a girar, algunos además de reírse tras lo chusco de la escena la miraban con cara de “sucia y atrevida”, ¡hazme el chingado favor!.

Por lo pronto podría ser que en esta época de consumismo regales algo que de verdad te arranque sonrisas duraderas no solo durante el detalle sino también durante su uso (y después de, claro está), por ejemplo, ese paquete de condones de las chivas o una tanga masculina con gorro de Santa o de duende navideño (abstenerse de regalar al tío mamón, porque puede ser que no solo te tache de puerco, sino que haga que esa sea tu cena).

Sea cual sea la frecuencia “de que toque”, no está de mas intentar innovar con alguna sorpresa para tu pareja, quien quita y hasta te diga: “vaya, ¡hasta que por fin me lo compraste!”

Creo que dentro de lo chido que tiene el sexo es el poder platicarlo con tu pareja, y si además de pasional es divertido por lo menos tendrás mas tema a la hora de hacer el resumen, quizá hasta salga alguna anécdota como: “¿te acuerdas cuando te esposé a la cama y no encontraba la llave?” o “¡fíjate que los condones de chocolate saben al pudín que hace tu mamá!”

¡Hazme el chingado favor!

¡Excelente día!

yaocelotl

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
147 Comentarios en “¡Hoy toca!”