2008

La cadenita de las culpas

Creo que todos tenemos semanas para el olvido. Justo cuando todo parece ir a toda madre la verdad es que las cosas se pueden ir a la chingada en lo que menos los piensas. El desempleo es una de las realidades que nos caen de sorpresa. Para muchos de nosotros es algo muy ajeno, son números de desempleo o historias que te cuentan de que a alguien que alguien conoce le acaba de pasar. Pero uno no sensibiliza hasta que te pasa o hasta que le pasa a tus colegas mas cercanos.

Esta semana perdí a tres colegas muy cercanos a mi. Gente talentosa que por cuestiones económicas y ajenas a ellos les tuvieron que dar cuello. Que pinche coraje le da a uno y por mas que uno quiera decir cosas reconfortantes la neta no se puede.

La realidad es que las cosas están de la chingada. Donde quiera que voltas hay gente preocupada por sus trabajos. Muchos noticieros dicen constantemente “recesión” y “crisis” y pues la neta no ayudan al pánico colectivo de la gente. Y claro, mil cosas pasan por la mente de uno “que si fuera yo?” “como chingados le hago para conseguir chamba ahora?” Por que para terminarla de chingar, como están las cosas buscar chamba esta aun mas cabron. Ni chambatel es bueno.

Y sin querer sonar mucho a comercial de telerisa yo solo espero que las cosas mejoren y que mis colegas no batallen mucho. Claro, es un sueño pendejo ya que vivimos en un pais donde los ricos se hacen mas ricos y los pobres terminamos mas jodidos. Hazme el chingado favor!

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
101 Comentarios en “La cadenita de las culpas”