2008

Un deseo

champanaTengo solo un deseo para el próximo año, deseo que la gente deje de desear. Es una reverenda contradicción de mi parte pero soy especialista en contradecirme o sea que me vale madres. Ahora es cuando necesito a un Rubén Aguilar que diga:

“Lo que el Chilakil quiere decir es…”

Lo que quiero decir es que el problema es que todos los años, justo cuando empieza el año nuevo, deseamos cosas a ver si se nos cumplen. Somos especialistas en dejarlo en “deseo” y no hacer nada al respecto. Aun así seguimos deseando.

Deseamos ir al gimnasio para bajar unos cuantos kilos pero la neta no nos dan ganas. Deseamos leer mas pero preferimos ir al cine a ver comedias románticas pendejas en vez de ir a la biblioteca. Deseamos salud pero no podemos dejar escapar los antojitos de la Doña de la esquina. Deseamos un mejor salario pero nos las pasamos entrando a hazme el chingado favor punto com… Hazme el chingado favor!

Peor aun es desear cosas que no están en nuestras manos. Deseamos por un mejor país, mejores políticos, ciudades mas limpias, mejores policías… Deseamos por un mejor presidente y un mejor presidente legitimo también. Pero deseamos que eso pase sin que tengamos que mover un dedo.

Yo por eso este año no vuelvo a desear nada y prefiero tomar las riendas de mis acciones. Voy a convertir mis deseos de año nuevo en promesas conmigo mismo y con México. En lo personal voy a echar menos hueva, voy a cuidarme mas para que mi futura hija tenga a su Pa’ un buen rato. Prometo coger mas y jalármela menos. También prometo poner la basura en su lugar aunque no se mi basura. Prometo denunciar aunque sea una hueva. Prometo corregir a la gente si hacen algo que dañe a la comunidad, aunque me lleve una mentada de madre. Prometo dejar de votar por el menos “pior”. Prometo seguirme quejando de en este blog y en la vida real si hay algo que no sea de mi agrado y si se puede tratare hacer algo al respecto.

Ya va a ser MI pedo si cumplo mis promesas o no, pero de jodida ya se que la única culpa va a ser mía y se que deje de desear que las cosas se den. A la chingada con las pinches uvas y los putos deseos, síganme los buenos!

Por cierto, eso no entrar a hazme es puro pedo, no me hagan caso.

Fuente: Mi torcido y encabronado cerebro!

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
155 Comentarios en “Un deseo”