2009

Ni los Olmecas se salvan

olmecas En este país, nada ni nadie se salva, como diría el dicho “lo que hay en México es de los mexicanos” y como al cabo nada mas era tantito a un grupo de personas se les ocurrió la brillante idea de manchar con aceite las milenarias cabezas Olmecas del estado de Tabasco.

Roberto Conde Díaz, José Pablo Meneses y Wanda Aguilar, nunca llamaron a las 23 esculturas dañadas en el parque Museo La Venta como “piezas arqueológicas”. Durante su detención, el domingo 9 de enero, se refirieron a ellas sólo como “piedras”.

Ninguno de los tres, al momento de ser interrogados, estaba consciente de la gravedad del delito que habían cometido.

“Ellos simplemente nos dijeron que habían rociados las piedras con un líquido para alejar las malas vibras de Tabasco”, recuerda Raúl Vallarino, coordinador del Parque Museo y quien fue de los primeros en hablar con los ahora indiciados.

La mezcla usada para manchar las pinturas de arriba hacia abajo, y de izquierda a derecha –como si hicieran una cruz- contienen sales, aceite y jugo de uva.

“No tienen nada de extraordinarios, son elementos propios de los rituales religiosos: se usa el aceite como purificación; la sal es el principio de la vida y quizá su uso aquí fue para absorber la energía de esa piedra; y el juego de uva que alude al vino representa la resurrección ”, explica en entrevista Gaby del Valle, especialistas en astrología.

La experta en esoterismo cree que este ritual “tiene que ver con tratar de adquirir la fuerza, no de las piedras en sí, sino de quienes las hicieron: una de las primeras culturas Mesoamericanas, que influyó en las demás. Seguramente este ritual trataba de adquirir esa poderosa energía de los Olmecas, quienes fueron capaces de transformar pueblos enteros”.

Tal energía serviría para hacer el bien, no para dañar a alguien. De Valle descarta que la intención original de los detenidos haya sido “hacer mal a alguien”, para eso se utilizan otro tipo de cosas, como veladoras negras o figuras vudú. “Fue una estupidez no les importó saber si las esculturas se iban a dañar”..

Además de los líquidos, rezos e invocaciones, el ritual muy probablemente incluyó numerologías y astros.

Pero que hay de las manchas, ¿se puede hacer algo por este pedazo de historia? Lamentablemente no, el daño es irreversible.

1. La mezcla es absorbida por la pieza y las sales penetran el basalto, la arenisca y la serpentina con mayor rapidez que otras sustancias, posteriormente emergen manchas de sales como costras sobre la piedra.

2. Los taninos del jugo de uva tienen un fuerte tinte que mancha cualquier superficie de manera casi permanente, aunque esta mancha pueda ser menos visible en razón del color de la piedra.

Ya para que me indigno, ya para que digo nada… la gran mayoría de la gente en este país esta dormida y todo les vale madres, al fin que no pasa nada.

Enlace: Tabasco Hoy

Cortesía de El Emma
Comentarios El Admin

labanda.jpg

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
212 Comentarios en “Ni los Olmecas se salvan”