2009

Visitas inesperadas

hacksaw Esta anécdota me sucedió hace poco más de 20 días, en las fiestas decembrinas que ya todos dejaron atrás, pero que creo vale la pena recordar.

En todos los eventos o reuniones hay caras amistosas, conocidas y otra que nunca hemos visto, son los visitantes inesperados, lo no invitados, a veces es bueno encontrarte con Miguelito el sobrino tuyo que no veías hace mas de 5 años, le sigues diciendo Miguelito peor el cabrón pesa 80 kilos y le llegas al hombro; a veces te encuentras a la tía que te hizo vivir pesadillas de chamaco, porque era la que le “chismeaba” todo a tu mamá, pero has descubierto que tiene un lado bueno, y a las doce del reloj, les das el abrazo y beso a conocidos de antaño, recién conocidos, y hasta desconocidos, estas son algunas visitas inesperadas que son agradables, pero hay otras que… hazme el chingado favor!!!!

Como muchas parejas, mi esposa y yo decidimos pasar las fiestas decembrinas en casa de nuestros padres, este año toco navidad en casa de sus padres, y aquí vienen mis vistas inesperadas, el día 24 me fui a trabajar, saliendo fui a casa porque nos toco llevar el ponche de frutas, yo fui a saludar a mi familia, mientras mi esposa se terminaba de arreglar, llegué casi “barrido” para irnos a misa, y salimos a prisa de casa, la velada fue completamente un éxito, llego el momento de despedirnos, y nos encaminamos a casa llegando a eso de las 3 de la mañana (ninguno bebió una gota de alcohol), al llegar un raro presentimiento me invade y le pido a mi esposa que espere en el carro sin apagar el vehículo, me asomo a la puerta de la cocina y la veo abierta, le comunique a mi esposa, para que estuviera alerta y le pedí que pusiera los seguros al carro y ella al volante, me metí a la casa, nada anormal en la sala, ni en la cocina, la recamara, ¡ahí!, ahí llegaron mis visitas inesperadas, cajones abiertos, colchones volteados, ropa por doquier, la ventana abierta, las cortinas al aire, ¿Cómo? Una casa con rejas, con seguridad privada en el fraccionamiento, ¿como?, al ver que estaba el televisor, el reproductor de dvd, el estereo, comprendí que habían encontrado el efectivo, que solo un día antes había sacado del banco para pagar una deuda, el o los hijos de las pezuñas largas, me hicieron el chingado favor de dejar los regalos que había comprado para mi familia. Al ver que la casa estaba ya sola, le dije a mi esposa que podía pasar.

Es curioso que mientras manejaba a casa de mis suegros, oía una sirena de bomberos, y veía los retenes, al tiempo que me decía que había personas que ese día mucha gente seguiría trabajando, se me olvido que hay otro que no descansan en esos días, una lección que me costó muy cara, y que espero les sirva a ustedes, por el mismo precio.

Pd. ¿Como entraron? Armados con una segueta desprendieron tres tubulares de la reja. Ningún guardia vio algo anormal.

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
108 Comentarios en “Visitas inesperadas”