2009

Enlace aquí, enlace allá

No me sorprende la blogósfera mexicana, es un reflejo de nuestra cultura. Algunas veces es como un juego de niños, por ponerles un ejemplo.

Jaimito tiene su blog, hace rato vio en el blog de Pepito un video que le gusto y acto seguido lo incluye ese mismo día en su blog. Mas tarde Pepito visita el blog de Jaimito y con horror se da cuenta de tienen el mismo video publicado. Pepito muy disgustado va y le reclama a Jaimito que se robo un video de su blog.

El video es de dominio público, Pepito no es el dueño del video, es mas Pepito lo vio en el blog de Laurita que lo posteo ayer. Obviamente Pepito tampoco dijo donde vio por el video por primera vez, pero sigue muy enfadado con Jaimito que vilmente se lo robo.

¿Qué le costaba a Jaimito enlazar el blog de Pepito? Simplemente decir, “Via: El Blog de Pepito”. Lo mismo para Pepito, que le costaba decir, “Via: El Blog de Laurita”. No les costaba absolutamente nada, no van a perder publico, al contrario tal vez se encontraran con algún un visitante agradecido por ayudarlo a conocer un blog nuevo en la red.

La mayoría de los bloggers de la blogósfera mexicana, no enlazan. La lógica es perversa, porque voy a enlazar a otro sitio al cual percibo como parte de mi competencia. Creo yo que al menos de que tu vivas de tu blog, no enlazar otro blog porque ese otro sitio significa tu competencia es algo irrisorio, es mas, dicho sea de paso es contraproducente.

Internet esta construido alrededor de enlaces, de los llamados hipervínculos, son una pieza básica de la red. Los hipervínculos o enlaces enriquecen la información que se publica, le dan al usuario otro punto de referencia. Parecerá un concepto obvio y muy básico, pero hay muchísimos sitios que nunca enlazan.

Si consideramos que hay poco contenido original en Internet, enlazar no es algo malo, es benéfico y de alguna manera hace que nuestros sitios más interesantes. Consideren los blogs mas exitosos, por lo general siempre enlazan sus referencias o por lo menos la fuente original de la información que publican.

El que este libre de pecado que tire la primera piedra; no quedamos exentos de este mal del que adolece la blogósfera, pero cuando tenemos los datos siempre hacemos un esfuerzo por enlazar la fuente de la información, aunque sean las fuentes del retorcido cerebro de alguno de nuestros blogers.

La moraleja del cuento es simple, un enlace aquí y otro allá, no hace daño, la mayoría de los lectores lo agradecerán.

Kin 40

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
185 Comentarios en “Enlace aquí, enlace allá”