2009

Bestias de medio dia

trafico Recorriendo la ciudad por la fortuna que se me concedió de tener automóvil propio y un listado de actividades rutinarias, me encuentro de espaldas al monumento a los Niños Héroes; que es algo así como el tributo a la ciencia ficción y la incredulidad de la gente, en fin avanzo rumbo al caos vertiginosamente; no hay remedio ni rutas alternas y que dios nos ampare.

El colectivo amarillo de la estupidez se atrabanca y logra pasar la preventiva, pero más adelante en la vuelta angosta por poco y nos mata. Los carros con intermitentes no son un problema para ellos, como ellos están acostumbrados a poner y quitar las mentadas luces cuando se les da su gana, pues también se acostumbran a esquivar a otros que las tienen. Lo malo; es que no se fijan al rebasar como vulgarmente preguntamos al copiloto: ¿“salgo”?. No queda mucho por recorrer y parece que los amarrillos están lejos, cuando de pronto una “lady windstar” se frena con tacón del 10 y todos saludamos como japonés pero ya enfiestado. Quien lo diría que la señora tiene que recoger a su niño justo al salir de la escuela sobre una avenida principal y de aquí a que el susodicho carga “lonchera”, mochila y se despide de sus amiguitos nos dan las 3 y ya no comimos.

Pero la verdadera amenaza se acerca con la velocidad, al despejarse el caos, con un trafico un poco mas fluido llegan los engendros sobre 2 ruedas. Estos especímenes nunca escucharon que la bala no mata la velocidad es la que daña y trabajan de repartidores pero parecen agentes de la AFI, atentan contra sus vidas una y otra vez, entre los carros, sobre los camellones, atropellando gente, delante de algo más grande que ellos y sobre todo obstruyendo tú paso.

La hora del chiquidracula cuando todos exclamamos “me dio mello”; denominada así por la cantidad de niños chicle que hoy en día cohabitan a la afueras de las escuelas sobre avenidas y calles transitadas y que se te aparecen de repente como espíritu chocarrero y te sacan un sustazo de aquellos pero que afortunadamente por obligación vas lento en esa zonas. Ya al final del puente un can “abusado” logra esquivar el golpe y llegar victorioso al otro lado de la calle, pero su compañero no fue tan colmilludo y murió arrollado por uno de eso que llaman vacuno, o 380, o 645 o ve tu a saber que numero era; pero lo conducía un tal “camionero” que me pregunto en todo este circo de medio día quien era la bestia, el o el perro… ¡Hazme el chingado Trafico favor!

Cortesía de Tan inteligente como que 2×1 es Oferta

labanda.jpg

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
40 Comentarios en “Bestias de medio dia”