2009

Una Historia de Navidad en el país de no pasa nada

800px-alma_de_mexicosvg Si una empresa nos falla, ¿a quién acudimos en busca de ayuda?, a… ¿Batman? A… ¿La liga de la justicia? Al… ¿Chapulín Colorado? O ya de plano… ¿al Santo el enmascarado de Plata?… ¡¡PUES NO!! Acudimos a… ¡PROFECO! ¿Y que pasa después?… Les voy a decir que pasa… absolutamente NADA. Les voy a narrar mi experiencia reciente y de la cual me hace decir un gran HECF.

Mi historia empieza un día de septiembre del 2008 en el cual mi Esposa y yo planeábamos nuestro viaje anual de la época decembrina al hermoso puerto de Veracruz con mi familia.

Indecisos si irnos en nuestro auto o en avión me di a la tarea de ver primero unos precios de los vuelos y así poder tomar la mejor decisión. Checando en Internet vuelos de Guadalajara a Veracruz me encontré con algunos precios realmente bajos (gracias a la anticipación de mi compra), los cuales nos hicieron decidir por esta última opción saliendo el 17 de Diciembre y con regreso el 3 de Enero por ALMA de México.

Pues hasta aquí todo bien. Fue hasta un día de noviembre que gracias a un compañero de trabajo me entero de una desagradable noticia: Güey… ya supiste que tronó ALMA..?

No manches le digo.. y… ora… ¿¿quién podrá ayudarme??

A partir de ahí comenzó.

Decidí acudir primero al aeropuerto a ver que se podía hacer, ahí nadie sabía ni que onda ni me sabían dar razón que iba a pasar y me recomendaron que fuera a las oficinas de PROFECO a poner mi queja, para que la aerolínea me devolviera mi dinero.

Por cuestiones de trabajo solo pude darme un rato para ir a las oficinas alrededor del día 15 o 16 de Diciembre aprovechando que ya había yo salido de vacaciones.

Día 1, 15/DIC/08:
Me atendió una Joven recepcionista la que muy alegremente me dijo: UUUYY Señor Pos ya no hay nadien… ya salimos de vacaciones pero vengase el 5 de enero…
OK pensé.. Lo dejaré para enero.

Día 2, 5/ENE/09:
Me dijo la misma jovial señorita. UUUYY Señor, Pos tiene que venir con su esposa Pá que los dos pongan la queja, ya que el total del monto reclamado es por los 2 boletos o se puede traer una carta poder de ella…

Día 3, 6/ENE/09:
Regreso con mi esposa (11:00 a.m. aprox.) dispuestos a levantar la queja. Y la mentada, perdón mencionada señorita nos dice: UUUYY Señor, pos que ya se acabaron los turnos por el día de hoy… vengase más temprano pá que alcance por que se acaban rápido…

Día 4, 7/ENE/09:
Yo: Buenos días señorita venimos a sacar un turno (9:00 a.m.)
Ella: UUUYY Señor, Pos ya se acabaron…
Yo: “Chin….”!!!!! Pues a que hora tengo que venir para que lo atiendan a uno??
Ella: No pos vengase a las 8 ma’o menos a hacer fila y a ver si alcanza turno.
Yo: OK y mas o menos ¿cuantos turnos dan al día?
Ella: No pos 40…
Yo: ¿40? No Mam… Si hay un friego de gente esperando afuera…
Ella: Pos lo que puede hacer es sacar una cita por interneé o por teléfono.
Yo: OK, por ahí hubiéramos empezado…y así lo hice y me dieron cita para el 30 de Enero, ¡ya era un avance!

Día 5, 30/ENE/09:
Por fin logramos poner nuestra queja, a lo que la señorita nos dice que levantó el expediente tal, y que teníamos que regresar a la audiencia en la mesa 4 el día 6 de marzo.

Día 6, 6/MAR/09:
Este viernes nos presentamos puntuales a la cita y aquí viene el HECF!!!, me dice otra señorita: Fíjese señor que ALMA no esta enterada de esta audiencia ya que tiene banderas de huelga en sus oficinas y no se encontró a nadie para notificarle, así que si en un mes no tenemos manera de notificar su solicitud a algún representante de ALMA, no se puede efectuar el reclamo de su dinero, y el expediente se pasa al archivo, a menos que usted investigue algún otro domicilio en donde se pueda hacer la notificación correspondiente y nos avisa y lo llevamos….. ¡¿YO?!…

Poco faltó para que me riera en su cara, HECF, terminé exactamente igual que al principio, (o peor ya que en las 7 idas que hice a PROFECO y al aeropuerto, gasté tiempo de trabajo, gasolina, estacionamiento, y corajes), y estos no pueden hacer nada por que en las oficinas hay banderitas… que fregón, ósea que yo puedo ir por la vida poniendo una oficina, tranzando gente, incumplir con los servicios y al final solo cerrar y poner mi banderita, y ¡YA!… Ni la PROFECO ni nadie pueden hacer nada.

Y no soy el único, somos miles de personas defraudadas por esta aerolínea la cual vendió boletos todavía hasta un día antes de cerrar y ni modo que no supieran de la quiebra. Que fregón!

Es por esto que este viernes me di cuenta una vez más que México realmente es el país de ¡NO PASA NADA! Moraleja, si alguna empresa le tranza, haga de tripas corazón, aguántese y yo le digo: UUUYYY Señor ¡que mal pex.!

Cortesía de Mauricio

labanda.jpg

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
119 Comentarios en “Una Historia de Navidad en el país de no pasa nada”