2009

Los Border Patrol

borderHace un par de días estaba platicando en el chat de hazme me acorde de un par de incidentes que me pasaron cruzando la frontera México – Estados Unidos. Eso que me paso tienen que ver hasta cierto punto con prejuicios que tienen algunos agentes de la patrulla fronteriza. Curiosamente ninguno de los responsables fueron gringos, mas bien fueron agentes chicanos o Mexicanos hechos gringos o algo así. El caso es que tienen el nopal marcado igual que su servilletas.

Antes de empezar les tengo que decir que por lo regular yo respeto a la autoridad, respeto su trabajo y la chinga que de sus respectivos trabajos. Claro, los respeto siempre y cuando no se pasen de verga y abusen de su autoridad. Por eso trato de mantener mis papeles o documentación en regla, pa’ que no abusen. Ahora si que el que nada debe nada teme.

En fin, cruzando alguna vez hace un chingo me toco un puto agente de esos. En cuanto lo vi no dude en hablarle en español pero no termine de decir mi “buenas tardes” cuando puso un jeta de “puta, otro guey que no habla ingles” Total, toma mi pasaporte y me empieza a hacer preguntas sobre mi coche. No pensé mucho al respecto ya que lo acababa de comprar. Un “shadow” usado, me encantaba ese pinche coche.

Total que me tiene ahí parado un rato y me pregunta en ingles que a donde voy. Le respondo en español (yo seguía ahuevado a no darle el gusto de hablar ingles) al oeste de la ciudad. El guey se acerca a mi y apuntando hacia el este me dice, “oeste” y le respondo apuntando al oeste “OESTE”. No le agrado mucho que lo corrigiera de tal manera y se me queda viendo a los ojos con prepotencia. Poniendo mi pasaporte en el parabrisas con un papelito rojo me dice, “Pásele aquí al numero 6”. Chingao!

Me estaciono, me bajo y me sientan en una banquita que tienen por ahí. Pasan unos cabrones y le empiezan a pegar a todo el carro con un martillito. Como me dio coraje que le pegaran con ese puto martillito, como les cuesta. Acto seguido, pasean a un perro por todo el coche y nada mas les falto meterlo a la cajuela. Igual y si lo metieron pero ya no supe por que de no se donde salio un cabron, me toma de mis brazos, me esposa y me llevan a unas oficinas ahí mismo en el puente. Yo sacadísimo de onda solo veía a la gente que cruzaba que me veía con cara “Yaaaa se lo llevo la chingada”

Me metieron a un tipo de celda sin ventanas, me quitan la ropa y me dejaron en calcetines y chones. Lo bueno que no traía la tanga de trompa de elefante por que si no que pinche vergüenza. Y pasaron los minutos. En esos momentos es cuando esa confianza que uno tiene de tener todo en regla desaparece. “¿Que si el carro trae algo escondido que nunca bajaron?” “¿Que si se me venció la visa?” “Todo por corregir al culero ese, entre Este y Oeste.” “Todo por no hablarle en ingles.” Y pasaron los minutos.

Después de no se cuanto (le calculo una hora) sale un cabron y me dice “es todo, vístase”. Ahora si respondiéndole en ingles yo con mi basto vocabulario le dije “OK”. Mi miedo se convirtió en encabronamiento y le pregunte que fue lo que paso y me dice que según que el perro olio algo pero que no fue nada. No se ustedes pero esa que se la cuenten a su abuela. Muy encabronado se la hago de pedo y les dije que apuntaran bien mi nombre, pasaporte, placas o lo que se les hinchara el huevo. Es mas que me desmantelaran el coche pero que no me volvieran hacer pasar por esa vergüenza. No me dijeron nada y solo me dieron mi pasaporte apuntando a la puerta. Hazme el chingado favor.

Cuando salí ya no vi al puto ese que me puso el papelito rojo y que bueno por que ya encabronado se la volvía a hacer de pedo y quien sabe que me fueran a hacer.

Intermedio

Y así paso, he cruzado la frontera muchas veces mas sin pedo alguno. En general me trataron bien y en general fueron agentes muy gringos, ya saben güeros de piel clara. Hasta alguna vez me pidieron que le hablara en español para que practicara. Pero una de las ultimas veces que pase caminando me tope con otra situación.

Estaba haciendo cola para cruzar caminando y sale una señora de los baños públicos que tiene por ahí. Se acerco a un agente de la migra para pedirle ayuda por que se acabo el papel de baño y su hijo la estaba esperando recien cagado en el baño. Una vez mas, ese agente con su nopalote en la frente le dice “si como no, ahí voy”. La señora se regreso al baño y este cabron agarro su periódico y lo empieza a cortar en tiras para dárselas como papel de baño. Todavía dice el guey “pa’ que sepa como era antes” Hazme el chingado y puto favor.

En esa ocasión, y después de mi propia experiencia si la pensé dos veces en hacerla de pedo (che’ chilakil culero). Afortunadamente una señora le dijo enojada, “ni se moleste” y saco una bolsita de kleenex y se la llevo a la señora. El guey como si nada se regreso a su puesto.

Como les decía, no se porque se dan aires de grandeza estos “pochitos”. Al parecer. ser naturalizados o ciudadanos y ademas “migras” solo los convierte en prejuiciosos hijos de la chingada. Ta’ bien que cuiden su frontera pero que se metan sus prejuicios por el culo.

Fuente: Mi torcido y encabronado cerebro!

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
185 Comentarios en “Los Border Patrol”