2009

Vivir en México rumbo al Bicentenario

angel_independencia Vivir en México y ser mexicano, es un concepto realmente sorprendente y un paseo que raya entre lo tortuoso y lo tragicómico.

Este país es una convulsión constante, es por decirlo así, un parto que nunca acaba, es un ente que se niega a terminar de nacer y que se enfrenta con múltiples problemas para ver la verdadera luz de su naturaleza multicultural y la responsabilidad de estar enclavado en el lugar donde le toco.

Es por ubicación geográfica, un país sumamente rico en recursos, tanto humanos como naturales, y poseedor de un clima envidiable por la diversidad de ecosistemas.
Sin embargo, la riqueza por si misma no garantiza riqueza perpetua.

México esta próximo a la celebración (¿?) del bicentenario de su independencia, pero llega a tal circunstancia envuelto en una crisis regional de proporciones salvajes y barbáricas, causadas en parte por la situación global, pero que es innegable, es producto mayoritariamente de que sin saberlo, es un país cadáver, es una presa de rapiña que alimenta buitres que no conocen saciedad, es un país que da de mamar a engendros políticos, a dogmas religiosos que causan ignorancia y a entidades sociales holgazanas que bajo el pretexto de pluralidad, buscan también dar tarascadas a esta presa llamada México y ver cuanta carne alcanzan a desgarrar.

Es un reino sin rey, donde pequeños señores feudales se reparten la comarca y sacan provecho de sus siervos, exigiéndoles manutención por hacer…NADA

Que celebra este país y su sociedad a 200 años de quitarse de encima?

Si bien se libero de una servidumbre asfixiante, el proceso no termino de cuajar o mejor dicho, cayo en las manos menos indicadas..

Fue un intercambio, una nomenclatura que muto solamente en forma, por que en esencia es lo mismo. Se sustituyo una corona por una presidencia, la realeza mas añeja por una democracia falsa y hueca.

Se tiene libertad? Se han dejado de pagar tributos?
En cierta forma, si.

Tenemos libertad de expresión, aunque acotado, libertinaje para criticar y libertad para exigir, libertinaje para calumniar y libertad para alzar la voz, libertad de votar y ser votado, libertad de aprovecharse y libertad para ser jodido.

No se pagan tributos a una corona, pero se pagan impuestos absurdos como una tenencia, un impuesto sobre nomina o uso de suelo.
No se paga tributo a otro país (¿?) pero mantenemos con nuestro trabajo a una casta de políticos que no nos dan nada, mas que atole con el dedo, que se jactan de sus estupideces y de su ignorancia, que hace gala de su prepotencia y de su cinismo, que hace uso de justificaciones inverosímiles para conservar su puesto y explicar su descaro al robarnos en despoblado.

Tenemos libertad?
Si, pero que se ajusta a las exigencias de minorías privilegiadas y linajes protegidos, sean de la índole que sean.

Tenemos libertad de credo, pero estamos sumidos en un sistema de culto catolico que hace ignorantes a las masas, que acapara, como monopolio empresarial (que eso es en realidad) el negocio de la fe, que explota los miedos, que somete voluntades y que confronta hasta la intolerancia.

Tenemos libertad?
Si…
Y sabemos aprovecharla? Sabemos darle el uso que realmente necesitamos?

Libertad para opinar lo contrario?
Pero es una libertad que sirve de excusa para procrear parasitos que engatusan con la falsa promesa de una vida mejor.
Parásitos que pueden cerrar con total impunidad el centro de una ciudad o una autopista con la completa anuencia de los gobernantes.
Parásitos que usan para si mismos recursos para vendernos frases rimbombantes y eventos masivos donde lo unico evidente es el acarreo descarado y vil.
Parásitos que a pesar de haber cometido delitos, siguen con la vara de poder en la mano para fustigarnos, para decirnos que lo hicieron, pero que ya paso.

mexico_2010 Que si los chamaquearon, que si les robaron la elección, que si teníamos una ciudad de esperanza, que si los dolares no fueron a parar a las bolsas de un candidato, que se encargaba el changarro para no estrenarse, que la solidaridad era la solución a todos nuestros problemas

Y lo peor de todo esto, es que a pesar de lo cíclico de tal espectáculo… Lo permitimos…

México tiene un gran defecto, o quizá, mejor dicho, la gente que lo conforma tiene un gran defecto…

México padece de olvido..

De un olvido intencional quizá, un olvido a conveniencia que nos permite conservar la cordura y esa falsa esperanza de que un día todo va a mejorar por si solo, o por la ridícula obra e intercesión de una imagen de barro o una pedazo de tela inerte a la que llaman “virgen”.

México a veces necesita olvidar, por que es sano, por que no puede vivirse atado de eventos pasados…

Pero olvida que un sacerdote fundo una orden religiosa, y bajo la vestimenta de siervo de “dios” abuso de jóvenes y niños cuanto quiso y sin culpa, y se siguen haciendo donativos enormes a su teología, se sigue llenando un templo gigantesco con miles de personas ignorantes que siguen confiando en que “diosito” o “la virgencita” les cuida desde arriba.

Y la élite eclesiástica, alejándose de lo que deberían procurar: humildad y humanismo.

México a veces necesita olvidar, por que es sano, por que no puede vivirse atado de eventos pasados.

Pero olvida que un gobernador protegió con todo el peso del estado, a un pederasta que se daba el lujo de llamarlo “papa”, que no le importo pisotear a quienes exigieron justicia, a quien dio a conocer mediante el uso de la prensa, los actos tan deleznables de los que era capaz para saciar su apetito.

No le importo intimidar, amenazar, secuestrar y después, decir tranquilamente… Ese de la llamada telefónica no soy yo…

México a veces necesita olvidar, por que es sano, por que no puede vivirse atado de eventos pasados.

Pero olvida que una vez pudo cambiar un régimen partidista unitario prácticamente, y dar la alternancia a otra opción, que a final de cuentas, lo defraudo, se burlo de el y con mas descaro, lo uso para enriquecer a parientes, traficar influencias, para convertir una presidencia en un circo estúpido regenteado por una pareja demente y enferma de poder, que no estuvo a la altura de las circunstancias y que pensó que llegaba a la administración de un jugoso negocio que nunca se acabaría.

México olvida que aun existe el machismo, lo esconde y a veces lo solapa, impulsa un estado misogino y disparejo, donde la igualdad es solo una frase de campaña y una estrategia publicitaria para vender imagen, para captar votos y para tener el mayor rating en horario estelar.

Olvida que aun hay violencia intra-familiar, por que este es el país donde en muchas ocasiones, no se quiere que pase algo.
Olvida por que necesita sobrevivir, por que habrá un día en que todo mejorara.
Olvida por conveniencia o por descuido, por que no quiere pensar, por que no le gusta leer, por que no le gusta cuestionar, por que es medianamente feliz viendo a juan Jose Origel o a Patty Chapoy en la televisión, por que se conforma con las migajas de cultura cuando ve un documental de las pirámides de Teotihuacan o de Chichen Itza, explicando como sera utilizado para un concierto pseudoecologista.

México olvida por que la gente a veces es conformista, por que se indigna un rato y después, el hambre que sienten sus hijos, el dinero para pagar la renta que no alcanza, la preocupación del hijo secuestrado carcome y la desilusión de nunca ver que realmente los tomen en cuenta, les gana.

México llega a 200 años de su independencia, sumido en un estado fallido.. Si, con todas sus palabras y pese a quien le pese..
México es propiedad de grupos de narcotraficantes, de empresarios poderosos, de politicos ambiciosos, es propiedad de la indolencia.

Estoy orgulloso de ser mexicano, y de tratar de aportar mi parte para que ese orgullo aun me llene la existencia, pero tambien me da asco ver en lo que lo estan convirtiendo por la incapacidad de unos cuantos, por la ignorancia de muchos que aplastan las fuerzas y las ganas de unos pocos.

No festejo, por que no hay nada que festejar.
Recuerdo a los que se arriesgaron para un cambio, a los que dejaron todo por los demás, eso es lo que recuerdo con respeto aun.

No puedo festejar, pues salgo de mi casa y tengo temor por la incertidumbre de que no pueda regresar por que me asalten, por que me secuestren y pidan mi televisión y mi dvd de rescate pues no tengo las posibilidades para rentarme guardaespaldas, o por que un policia enloquezca y su prepotencia se haga mas presente que su obligación de servir.

Agradezco que aun tengo trabajo, aunque me parta el lomo sin recibir una paga decorosa y haga cosas distintas a lo que me prepare.
Agradezco que tengo una casa de interés social, que aunque chica por lo misero que me pagaban no alcanzaba para mas, protege y da cobijo a mi familia y a mi.
Agradezco que puedo escribir este comentario, y que au no se restringe el uso de Internet para acallar las voces incomodas que no concuerdan con las cifras alegres de una administración patética.
Agradezco que aun estoy vivo, a pesar de que me han asaltado 4 veces y me han encañonado para quitarme el dinero que tanto me cuesta ganar.

Agradezco vivir en México por que no es un país en guerra ni sufre de hambrunas, a pesar de que ya es cotidiano ver tanquetas del ejercito y tropas por las calles mas inusitadas y a pesar de que en este país aun hay personas que en una gran ciudad como lo es la de México, se mueren de hambre ante su situación de pobreza extrema.

Soy agradecido de ser mexicano, pero no puedo festejar en una situación como la que ahora nos encontramos

200 años… Y que sigue?

Y aun así… Que viva México ¡!!

Cortesía de Andres MV

labanda.jpg

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
161 Comentarios en “Vivir en México rumbo al Bicentenario”