2009

El milagroso fraude de los productos milagro

Todos los mexicanos hemos sido victima directa o indirectamente de los ya famosos, mas no eficaces “productos milagro”. Nuestra televisión nacional es ya por demás muy jodida e incansable importadora de programas gabachos, carece de talento y es la misma burra desde que empezó, nomas que revolcada, y por si eso fuera poco de un tiempo a la fecha ha sido inundada de anuncios comerciales (nada creativos por cierto) que promocionan determinados productos que resolverán tus problemas tanto físicos como de salud en un abrir y cerrar de ojos, en especial la empresa llamada “Genomma Lab”.

El pedo aquí no son los millones de pesos que se gastan diariamente en insertar publicidad indiscriminadamente, ya sea en horario estelar o a la hora que les de su gana (cortos publicitarios que duran hasta 5 minutos ofreciendo el mismo chingado producto) el pedo es que la gente cree ciegamente en estos productos, y a consecuencia se genera mas lana que es invertida en mas publicidad, y es aquí donde viene el HAZME EL CHINGADO FAVOR, cada vez mas y mas gente consume estos productos, pero a que se debe el tan grandioso y jugoso éxito de Genomma Lab? Se debe a los complejos e inseguridad de la gente, todo va dirigido al “ELLO” al subconsciente, causando mas inseguridad, mas complejos, obsesión por adquirir el producto creyendo que es el remedio a todos tus problemas y por si fuera poco y en lo personal lo mas grave, fomentar que la gente se auto recete.

A continuación voy a citar un articulo que encontré en el blog de Duopixel donde este cuate hace una investigación un poco mas a fondo de Genomma Lab. Antes de que me tiren mierda (por que ya siento que veo algunos haciéndolo) por meter cosas de otros blogs, quiero decirles que el punto de esto y lo mas importante es hacer conciencia del fraude masivo del que estamos siendo victimas, y de difundir esto con amigos y familiares para de alguna manera abrir los ojos ante estas chingaderas.

Si eres mexicano, estoy seguro que reconoces las campañas: Asepxia, M Force, Goicochea, etc, etc. Son reconocibles no precisamente porque sean creativas o tengan algo en especial, sino porque las repiten a todas horas, aún en horario estelar.

México tiene un sistema de aprobación de medicamentos similar al de Estados Unidos: llega un laboratorio, solicita ingresar un medicamento al mercado nacional, presenta pruebas clínicas (que llevan varios años y en promedio cuestan $802 millones de dólares en investigación y desarrollo), la Secretaría de Salud las revisa, hace unas pruebas sencillas de validación y posteriormente se introduce al mercado el nuevo medicamento. La barrera de entrada a los fármacos es inmensa, por la cantidad de recursos y tiempo que cuesta poner nuevos medicamentos en el mercado, por eso siempre escuchas los mismos nombres: GSK, Astra-Zeneca, Elly-Lilly. Los vecinos del norte le llaman a esta industria Big Pharma, y aunque tiene su buena dosis de vicios corporativos, el Big Pharma no es nada comparado con las andanzas de Genomma Lab.

Genomma Lab aprovecha un hueco legal en la legislación de salud mexicana: un suplemento alimenticio, cosmético, medicina herbolaria o producto higiénico no necesita hacer estudios clínicos, siempre y cuando no contenga alguna substancia nociva. Así, Genomma Lab gasta millones para anunciar sus medicinas herbolarias, inclusive las vende solamente en farmacias para hacerlas parecer más legítimas, pero en realidad podrían vender su producto en la tiendita de la esquina.

Las medicina que vende Genomma Lab son partes de plantas trituradas, puestas en formato de pastilla. Las cremas son “productos dermo-cosméticos”, y tampoco necesitan presentar pruebas clínicas, aunque Genomma hace pruebas clínicas sobre sus medicamentos herbolarios, pero quedé poco impresionado con lo que me mostraron: no hacen estudios doble ciego (comparar el medicamento contra un placebo).

En resumen: lo que no se gastan en investigación y desarrollo, lo gastan saturando la televisión de publicidad engañosa. Este artículo de Imagen Médica resume el fenómeno en una sola cita:

"[Las empresas como Genomma Lab] pagaban una multa de 500 mil pesos [$47,000 USD] cuando llegaban a gastar hasta siete millones [$650,000 USD] diarios de publicidad.

Tras amenazas de la COFEPRIS de cerrarles el changarro, ahora todas las campañas se autorizan por esta institución. Tienen permiso de anunciarse como lo hacen, el sistema está viciado.

A continuación les presento algunos productos de Genomma, las referencias de lo que afirmo lo pueden encontrar en los enlaces de las medicinas, que van a dar al National Institutes of Health, el equivalente a la Secretaría de Salud en Estados Unidos.

Genoprazol

Genoprazol Sustancia activa: Omeprazol
Anuncio en YouTube

genoprazol Uno de los grandes mitos de la medicina es que el picante y la comida agresiva con el estómago provoca úlceras y gastritis. La realidad es mucho más interesante.

En los ochentas, Barry Marshal, un gastroenterólogo australiano, encontró que la causa de la gastritis no era el estrés, ni ciertos tipos de comida (como se pensaba en la época) sino que se debía a una bacteria que vive en la boca del estómago llamada h. pylori. El h. pylori carcome el revestimento mucoso de la boca del estómago, provocando úlceras, que son las que duelen cuando comes picante. El chile, en una persona sana, es completamente inofensivo (díganmelo a mí, fan del habanero).

El problema es que su descubrimiento fue recibido con burlas por parte de sus colegas: según ellos no había manera de que una bacteria pudiera sobrevivir la acidez de la boca del estómago. Frustrado, tomó una caja petri con cultivos del h. pylori y lo bebio de a fondo tal cual lo hace su servidor con copas de whisky.

Poco tiempo después, el anteriormente sano Barry Marshal desarrollaría úlceras gástricas, y así le comprobó a sus colegas escépticos el verdadero origen de la gastritis. Pero no se sientan mal por él, en el 2005 ganó el premio Nóbel de Medicina por esta investigación, y ya no padece gastritis gracias a su propia investigación.

Ahora, regresando al Genoprazol. Este medicamento se usa en conjunto con atibióticos para curar la gastritis. El Omeprazol (la sustancia activa) lo único que hace es reducir la acidez mientras los antibióticos hacen su trabajo. Cuando reduces la acidez, permites que la capa mucosa se recontruya, pero no estás atacando el origen del problema. Eventualmente vas a sentir ardor de nuevo porque la bacteria sigue allí. Pero claro, Genomma Lab jamás te va a decir eso porque así serás consumidor de por vida de su producto.

El articulo completo: Las prácticas cuestionables de Genomma Lab

Cortesía de Emmanuel

labanda.jpg

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
235 Comentarios en “El milagroso fraude de los productos milagro”