2009

La medicina en México

ls-manos Soy Médico de profesión y quiero compartir con todos los lectores de tu gran pagina esto que llego a mi correo enviado por otro compañero médico y que verdaderamente me hizo decir…hazme el chingado favor.

Sabes tú, cuánto gana un lava carros? Si te cobran un promedio de 30 a 40 pesos por hacerlo. Y sabes que en las Farmacias de Genéricos cobran la consulta a 15 pesos. Como que suena denigrante ver que alguien que ha tenido que cursar una Carrera de 4 o 5 años, luego un año de Internado y finalmente un año de Servicio Social, esté cobrando por sus servicios profesionales menos que una persona que ni siquiera fue a la primaria: y más inaudito que las personas ajenas a la Medicina apoyen este hecho y que el Gobierno a través de la Secretaria de Salud lo permita y todavía que la Secretaria de Hacienda, diga que hay que pagarles impuestos y que para eso está el programa Plataforma para detectar a los Médicos y a los Abogados porque somos unos grandes evasores. QUE BURLA…!!!!!

Quizás los Médicos somos de esas personas de carácter difícil y ego elevado que sentimos que todo lo que hacemos, lo hacemos bien y que gracias a esas particularidades jamás hemos podido ponernos de acuerdo en algunas cosas, pero deben de existir puntos de acuerdo y unos de esos puntos es que tenemos más de cinco años con disminución paulatina de la consulta y yo te pregunto si alguna vez has tratado de analizar el porqué de este hecho.

Todo parece un plan concebido con maldad, salimos al internado de pregrado y actualmente solo nos es permitido realizarlo dentro de las instituciones de medicina del gobierno, en donde prácticamente nos dedicamos a hacer un trabajo de tipo administrativo y a un proceso dentro de lo medico que debe ser considerado de auto enseñanza, porque los médicos están tan ocupados que no son capaces de dedicarnos mas allá de diez minutos para explicarnos los procedimientos o las vías de integración de los diagnósticos de los pacientes, pero eso sí, tienen grandes espacios para tomar café y platicar con otros colegas de las diversas situaciones de la vida, de la paga, ni hablar, un sueldo mísero que no alcanza ni para llevar a cabo una vida digna así que tenemos que seguir dependiendo de una manera u otra de la casa paterna.

Posteriormente llegamos a la etapa del Servicio Social en donde somos asignados a una comunidad remota dentro de una cobertura tipo A (horario de lunes a las 08:00 hrs. hasta el sábado a las 14:00 hrs.), con un sueldo de aproximadamente $30.00 por día y en donde lo que disponemos es de una enfermera de medio tiempo y de una papelería diversa que tiene que ser llenada y eso si muchisísimas consultas de todos los programas que ha establecido la Secretaria de Salud y en donde la consulta otorgada tiene el equivalente a un peso, sí, oyes bien, la Secretaria de Salud nos entrega un peso por cada consulta hecha, con esta paga tan abundante y la necesidad de vivir un poco más dignamente se nos presentan las primeras oportunidades de hacer trampa y hacemos procedimientos menores a precios más bajos que justos, o bien a no reportar procedimientos con su respectiva mordida a la enfermera, pero eso nos ayuda a juntar un poquito de dinero para tratar de dejar de depender de la casa paterna.

Terminamos el Servicio Social y nos preocupamos ahora por titularnos, así que a pagar a las instituciones en donde nos formamos o al CENEVAL para poder recibir un titulo, tiempo de preparación intensa para lograr acreditar, y nuevamente en el espacio de tiempo entre la terminación del servicio social y la titulación pues a continuar dependiendo de la casa paterna

Llega el titulo después de una buena lana y ya somos médicos y ahora qué?

La Secretaria de Salud, también dueña de las Especialidades en México, diseñó un proceso de selección injusto, en el cual pagamos cerca de cinco mil pesos para tener derecho a competir por tratar de ser mejores, así, dentro de un universo de treinta mil personas como yo, solamente cinco mil saldrán beneficiadas de lograr esa meta, pero como en todas las instituciones de gobierno, descubrimos desde hace muchos años y sólo hasta el examen pasado se supo en cadena nacional, que los exámenes estaban llenos de trampas y que lo podíamos obtener por medio de pagos grandes, pero que si Papá pagaba, era comprar una tranquilidad y una forma de vida. Como yo no fui de esas personas que podía pagar cuarenta mil pesos, (Hasta 100,000) decidí prepararme por mi cuenta para presentar ese examen, así que me inscribí en uno de esos cursos que abundan para competir dignamente por esa plaza, me metí a mi Internet y me di cuenta que existen cursos en todas las escuelas y facultades de México, y que en todas cobran y es más, existen cursos por fuera de la escuelas que son más caros, pero aseguran que ellos tienen los bancos más grandes de preguntas, así que a escoger el mejor con un costo razonable y a darle.

Ahora me encuentro en un gran problema, sé de antemano que muchos de los que compiten ya están adentro, por haber comprado el examen o por alguna otra vía, yo pague un curso y no me siento completamente preparado, todo mi futuro está en este examen, si lo logro pasar, seré un especialista, con la ilusión de triunfar y lograr el beneficio económico para lograr una vida cómoda, tengo derecho, pues he dado más de siete años de mi vida para lograrlo, y si no paso, me sentiré frustrado y lógicamente mi autoestima caerá y me sentiré un fracasado, tal vez tenga que dejar la medicina o bien meterme a una de esas farmacias que pagan tan poco, o si bien me va, meterme a trabajar al Seguro Popular, que tan generosamente la Secretaria de Salud REGALA a la población de escasos recursos (jajaja).

No pasé el examen, ¡que frustración!, mi familia me ve como alguien que no aprovechó el esfuerzo de mi padre para aprender, pierden de alguna manera la confianza en mí, pero estoy dispuesto a demostrarles que sí la hago, así que a meter papeles al Seguro Popular, al fin y al cabo necesitan muchos médicos para sacar la chamba y es el Gobierno finalmente, a través de la Secretaria de Salud, quien ofrece el trabajo y eso nos da seguridad.

Soy aceptado, ya no soy un fracaso, mi ego se llena nuevamente de ilusiones y retos, y voy a firmar el contrato, y caray!, que me doy cuenta que es temporal, que no tengo derecho a ninguna prestación, es más, ni siquiera puedo tener un sindicato que me defienda y me dan un sueldo de $12,000 por mes, suena bien verdad, $400 por día, cualquier vendedor de frutas gana más por día de trabajo, pero bueno, es tolerable y de allí seguramente me descontarán impuestos , y me doy cuenta que tendré que dar cerca de 30 consultas por día, eso equivale a $13.00 la consulta, entonces me pregunto, ¿que valdrá más? si estar en las Farmacias del Dr. Simi a $20.00 la consulta? o en el Seguro Popular a $13.00 la consulta sin derecho a nada ni siquiera a antigüedad?.

Bueno pero tendré algo de tiempo después de esos horarios de 8 horas para abrir mi consultorio privado para captar a más personas, y así lo hago, hago una inversión, saco mis permisos ante los dueños de todo, Secretaria de Salud, y empiezo a trabajar. Al poco tiempo me doy cuenta que estoy sin gente y me pregunto ¿porque?

De acuerdo a la página de Seguro Popular dentro del capítulo de coberturas encuentro que el estado de Guanajuato tiene 1,533,836 derechohabientes dentro de una población, que de acuerdo al censo del INEGI del 2005 (pueden acceder a esta información en su Internet), cuenta con 4,893,812 personas, de las cuales 1,589,503 son derechohabientes a las diferentes instituciones de Salud (IMSS, ISSSTE, PEMEX, SEDENA), así que el universo de pacientes disponibles para la consulta es de 1,770,473 personas en todo el estado, pero de estos un 25% dispone de Seguro de Gastos Médicos, y ellos son harina de otro costal, pues a ellos los ven los amigos de los coordinadores médicos y se tienen que pagar en lo oscurito los aranceles conocidos que piden estos compañeros, así que existen muy pocos pacientes para la medicina privada.

Así que al conocer estos datos, mejor cierro mi consultorio particular y sigo con mi trabajito y busco alguna otra manera independiente a la medicina de ganar algo más que me permita pagar las colegiaturas de mis hijos y sus necesidades básicas.

También se puede presentar otra realidad: Logré pasar el examen y empiezo mi Especialidad, tengo un salario más digno, trabajo abundante, ahora si estudio y ahora los médicos me preparan un poco más, no con el objeto de que aprenda, sino para ayudarlos a sacar la chamba, me siento ya todo un triunfador y termino, bravo, soy todo un Especialista con todo el mundo por delante para triunfar.

Cuando termino decido quedarme un tiempo en mi institución formadora, no sé si porque me doy cuenta que aun me falta mucho por aprender o porque no quiero perder mi antigüedad para retirarme dentro de algunos quince años con un salario digno, me contratan y me dan un sueldo de $22,000.00 (siempre y cuando obtengas una de esas ‘bases’ que son más difíciles de encontrar y obtener que el Santo Grial), de los cuales, me retiraran mis impuestos y mis cuotas sindicales quedando como $18,000 libres que en realidad son $600.00 al día pero eso si me dan premios por no faltar y premios por no llegar tarde y estímulos a mi productividad, nótese que productividad no va de la mano con éxito de resultados, sino numero de eventos realizados, o sea que mientras más opere sin importar resultados más dinero me darán o bien, más consultas de 2 minutos, bonita cosa. Ahora que si no tienes ‘Base’, tu sueldo se reduce a sólo $7,000 pesos mensuales en la mayoría de los casos.

Como referencia, cualquier taquero, que haga tacos de mediana calidad, que se ponga en una esquina, en la que no paga renta, y se meta al régimen de impuestos simplificados, ganará aproximadamente $1,200.00 a $1,500.00 por noche, así que se darán cuenta que vale más la pena ser taquero que especialista en México y sin perder unos doce años de tu vida en la preparación.

carlos-slim Julio Frenk, ese gran mexicano y gran médico, manado de los buscadores de cerebros de Vicente Fox, logró aplicar en México el Seguro Popular, que en realidad debería ser Seguro Populista, pues logra vender servicios médicos de médicos que abaratan sus costos porque no tienen otra opción a personas que muchas veces podrían pagar a un médico privado, nótese que como buenos políticos los del PAN lograron regalar en sus campañas para diputados las credenciales de afiliación, pregunten ustedes a Héctor Jaime Ramírez Barba, situación que hizo que en el estado de Guanajuato, estén afiliados, no los que menos tienen, sino los que votaron por ellos; dense un tiempo y visiten el blog del Seguro Popular y podrán ver que en ciudades como la Ciudad de México solamente gozan de esta medida 397,000 personas, es decir que en Guanajuato existe en menos población más número de afiliados y lo peor, es que solamente revisan a un grupo de enfermedades y las que no están en sus listan pagan a quien creen? A la Secretaria de Salud.

Resultado: Consultorios privados vacíos, pacientes que acuden por un diagnóstico y después corren al Seguro Popular para operarse y que les den el tratamiento, y uno a comerse poco a poco lo que ha guardado para su vejez, hasta que se acabe.

Los grandes capitales, Los Vázquez Raña en el Grupo Ángeles y ahora Slim en el Grupo Star-Médica, conociendo que de acuerdo al Tratado de Libre Comercio con América del Norte, la medicina para el 2010, va a ser pagada por terceros, apuestan a la inversión en salud, en donde veremos como de ser profesionistas libres, nos irán contratando en sus espacios de inversión para ellos ser los artífices del honor de la medicina en México y como premio a Julio Frenk , el señor Slim le da la dirección de la Fundación Slim por la Salud , bendito premio con repercusión económica por entregar la medicina privada a los filisteos (recibiendo lo que serían sus treinta monedas de plata).

El único antecedente que teníamos de Julio Frenk antes de ser Secretario de Salud era el de haber creado en Colombia el Plan de Salud en solo 100 días y acabó con la Medicina Privada en 50 días!, convirtiendo los servicios médicos de ese país en caóticos y disculpándome con él, no creo que ese señor haya tocado un abdomen en su vida para hacer el diagnostico diferencial entre apendicitis y tiflitis amebiana.

Tristemente, ahora nos damos cuenta que tenemos una necesidad de sentirnos importantes, y por eso, hay como cuatrocientas agrupaciones medicas, las cuales son presididas por los dioses momentáneos, y según nuestras mismas ridículas normas, somos más buenos mientras a más asociaciones pertenezcamos. Por este hecho, tenemos que pagar a la Asociación , a la Federación , al Colegio, al Consejo, al Estatal, al Nacional y hasta el local y así nos tienen pagando a compañeros nuestros para mantenernos actualizados, para que un ‘Consejo’, formado por nosotros mismos nos diga, si somos aptos o no para ejercer tu profesión (y que muchas veces, esos mismos consejeros fueron malos estudiantes y tienen ahora el poder de decidir quién sabe y quien no). Que linda forma de vernos la cara de estúpidos, y lo peor, nosotros mismos seguir el juego ese que nos ha costado tanto dinero; Lo justo sería que la dueña de todo, la Secretaria de Salud nos diera cursos de actualización gratuitos con los mejores Médicos de México y del Extranjero

Necesitamos darnos cuenta que vivimos en un país donde el sistema de Gobierno es la partidocracia y que el país es de unos cuantos: políticos, burócratas, líderes sindicales y empresarios inmorales. Necesitamos agarrar el control de nuestra profesión antes de que en tres años nos convirtamos en empleados ahora de los empresarios a $1,200.00 el día, como ya son todos los que laboran en las Instituciones, y que en lugar de crecer la medicina, la han llevado al demerito del empleadismo.

Es Necesario que Tomemos Conciencia de Nuestra Realidad

Es Urgente que nos unamosen una lucha común por defender nuestros derechos

Urgen líderes morales para nuestra Medicina que agoniza

Cortesía de Ivan

labanda.jpg

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
288 Comentarios en “La medicina en México”