2009

Irapuato o Garrapuato

800px-irapuatocentrohistorico Una verdad muy cierta es que cada quien vive su propia verdad. Bien lo recuerdo… hace 12 largos meses, cuando aún era ciudadano honrado de esa ciudad cosmopolita llamada Guadalajara Jalisco, y sufriendo de una crisis de “engentamiento”, decidí emigrar a estudiar a una ciudad más tranquila en busca de una vida menos estresante. Después de escuchar distintas opiniones sobre mi próxima aventura y que ciudad era la más adecuada a mis intereses, el nombre de Irapuato Gto., salió a relucir…

Vaya pueblo tan peculiar, mi recorrido comenzó en una casa de asistencia en la cual me esperaba una gentil viejecita viuda (al menos eso hacía creer por teléfono), dicha viejecita de pronto se tornó en un terrible engendro cuando la vi en persona. Su aspecto era el de una señora marimacha con corte de soldado y presumiendo sus piernas velludas y asquerosas. Bueno… sabemos que no es bueno juzgar a las personas por su aspecto físico…, pero sin embargo, conforme los días pasaron, su comportamiento embonaba cada vez más con su apariencia. Esculcar las pertenencias y entrometerse en tu vida personal parecía algo muy normal para ella, algo curioso era su fijación por oler la ropa interior ajena y tirarse pedos en frente de uno, ¡que asco!. Sin duda, tres semanas fueron suficientes para abandonar esa pocilga de mala muerte y considerar pagar un poco más a cambio de privacidad. Mi recorrido continuó hasta la renta de un departamento ubicado en una zona bastante aceptable de ese rancho. En esta segunda parada, dos problemas se encontraban a mis costados: El vecino de la izquierda se la pasaba sonándose a su vieja por razones que solo entre gritos y golpes ellos entendían, y, por otra parte, el vecino de la derecha o más bien la vecina de la derecha se la pasaba gimiendo de las 10:00 PM a las 3:00 AM. Debo admitir que al principio era divertido, sin embargo, todo se tornó molesto después de días y días sin dormir. Mi tercera mudanza consistió en perfilarme hacia el centro histórico de la cuidad (si es que eso se puede considerar como tal), creyendo que encontraría más seguridad. Después de toparme con mi amable vecina gangosa que usualmente empleaba su tiempo golpeando y gritando a su hijo de 5 años de manera brutal, y además de que mi carro sufriera las consecuencias de vándalos que lo rayaron y grafitearon, decidí ya harto regresar a mi ciudad natal.

No bien, el pueblo de Irapuato tiene tan escasa cultura vial, que ni entre ellos se aguantan, no saben para que se inventaron las direccionales y manejan de la fregada. Por enlistar algunas cosas que jamás veras en ningún otro lado del universo están: Bicicleteros con delirios de carrazo ocupando un carril entero en avenidas transitadas, una familia entera en una motoneta y sin cascos (hasta 5 personas), jajajaja, estos weyes son más cabrones que los chinos. Lo peor de todo es que las autoridades hacen caso omiso de esas irregularidades. ¿Qué le pasa a esa gente?.

Debo dejar claro que no estoy ni a favor ni en contra de los homosexuales, pero de verdad están a la luz del día, jamás había visto tanto gay paseando por las calles y bares de este tipo en una ciudad tan pequeña. Cuidado si te subes a un taxi porque el que va al volante te puede contar sus historias intimas (sin que se lo pidas) y lo identificaras como “rancholo” con aires de narco, o como un homosexual reprimido que acude a la “chabela” (un prostíbulo de la ciudad), en busca de travestis… pero eso si… el te insistirá en que eso no le quita lo macho. Hazme el Chingado Favor!!!.

Por último quiero dejar un claro mensaje: Valora tu ciudad, y cuando visites Irapuato, ve prevenido porque en cualquier momento un cabrón te puede golpear por la retaguardia de tu auto y reclamarte porque no te pasaste el rojo. O bien tardarte dos horas en llegar al centro porque el mendigo tren está cruzando. Por cierto, mientras estas en espera de que éste te deje pasar, cierra tus cristales porque un centroamericano puede brincar desde algún vagón y meterte cuando menos un susto. Y si sales en la noche mejor piénsalo dos veces antes de perder tu virginidad, los pervertidos y los taxistas te pueden recoger.

Cortesía de El Vija

labanda.jpg

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
339 Comentarios en “Irapuato o Garrapuato”