2009

Rambo a la mexicana

Your browser may not support display of this image.La guerra del narco es cada vez más dura (dice el presidente Felipe Calderón) con alcaldes y policías detenidos, fugas de penales y marejadas de ejecutados; muchas noticias se generan pero pocas veces como lectores le damos seguimiento a las noticias y en este caso, información muy interesante se ha generado a partir de aquel decomiso de una ametralladora antiaérea calibre .50, entre otro armamento, de manos de la chiquitita, preciosa y chulísima Anahí Beltrán Cabrera (a quien desde aquí envío mi absoluta devoción).

Desde un blog especializado en noticias referentes al narcotráfico llamado The Narcosphere copio, traduzco y pego:

¿Fue el decomiso en México de la ametralladora “antiaérea” un gran engaño?
Por: Bill Conroy

Expertos sugieren que la conferencia de prensa sobre el decomiso de armas pudo ser una puesta en escena.

El comandante de la policía federal mexicana el Gral. Rodolfo Cruz López describió un arma decomisada un mes antes de manos de los asesinos “cárteles de la droga” como una ametralladora antiaérea calibre .50 que dispara balas antiblindaje de 6 pulgadas con una cadencia de tiro de 800 balas por minuto.

La cobertura por parte de los medios en ambos lados de la frontera anunciaron la captura de esta ametralladora tipo “Rambo” como evidencia del inminente peligro que representan las organizaciones de tráfico de drogas a la sociedad civil.

Un reporte de la Associated Press sobre ésta arma antiaérea menciona que “los agresores han disparado en el pasado, a aviones del gobierno que realizan misiones anti-drogas sobre territorio mexicano pero, aparentemente nunca con un calibre como el del arma encontrada el lunes (Abril 13 en el norte de México).

Sin embargo hay un problema con la narrativa de esta historia. De acuerdo a autoridades de los EU, específicamente la ATF (Bureau of Alcohol, Tobacco, Firearms and Explosives), el arma capturada no es lo que parece ser, o al menos lo que el comandante de la policía dice que es.

De hecho, de acuerdo a Bill Newell, agente especial del ATF en Arizona y Nuevo México, la llamada “arma antiaérea” de 800 tiros por minuto no es una ametralladora en verdad sino más bien una réplica de una ametralladora Browning de la Segunda Guerra Mundial hecha por una compañía de los EU.

Newell comenta que el arma fue hecha por un fabricante en Oregon, TNW Firearms Inc. aunque asegura que TNW no cometió daño alguno en este caso. Él agrega que la Browning falsa ha sido rastreada hasta un vendedor de armas de Arizona que finalmente se la vendió a alguien que trajo el arma a México.

Un vocero de la TNW, quien pidió permanecer anónimo, asegura que su compañía re-manufactura ametralladoras de la Segunda Guerra Mundial, convirtiéndolas en armas semiautomáticas (una bala por activación de disparador), las cuales a su vez son vendidas a coleccionistas adinerados, recreadores de la Segunda Guerra Mundial, compañías de cine y museos. Él dice que las armas son remanufacturadas con permiso del ATF y rediseñadas para que “nunca puedan ser convertidas en ametralladoras de nuevo”.

El vocero de TNW dice que cualquiera que adquiera una de las armas de la compañía debe pasar por un chequeo de antecedentes por el FBI y agrega que hay un extenso recorrido burocrático en cada venta de armas.

“Tenemos registro de todos a quienes les hemos vendido, así que es una cadena de clientes bastante controlada” dice el vocero. Además tenemos una producción muy limitada, así que en los últimos 10 años hemos comercializado una pequeña cantidad de la calibre .50 (la réplica de Browning), algunos cientos.

“Debes ser muy estúpido para ser el comprador directo de un arma como esta porque se rastrea directo a ti, es 100 por ciento seguro que te atraparán”.

Agrega que, de acuerdo a su razonar, no tiene sentido para un cártel del narcotráfico adquirir una Browning réplica, la cual se vende en casi 10,000 dólares la pieza, cuando bien podrían adquirir una real, mucho más barata y de forma segura en el mercado negro – inclusive se podría adquirir de elementos corruptos dentro del Ejército mexicano. Además, comentó, que las armas réplica, dado que son ametralladoras modificadas, no son muy prácticas para batallas o situaciones de la vida real ya que han sido convertidas a semiautomáticas, “no son precisas”.

La policía mexicana supuestamente descubrió un poderoso arsenal en una casa al norte del estado de Sonora durante un patrullaje de rutina. Se encontraba unida a una torreta improvisada montada en la caja de una camioneta pickup de Ford.

El General Cruz, un individuo que presumiblemente está familiarizado con armas de fuego, anunció la captura de la ametralladora Browning calibre .50 en una conferencia de prensa realizada en la Ciudad de México el 14 de abril.

En dicho evento, las autoridades mexicanas mostraron las armas incautadas, junto con el alijo de otras armas presuntamente encontradas dentro de la casa en el estado de Sonora. También, junto con las armas se encontraba una mujer de 20 años, Anahí Beltrán Cabrera, quien se encontraba cuidando el arsenal.

El general Cruz asegura que informes de inteligencia indican que las armas pertenecían a una célula del cártel de los Beltrán Leyva. La mujer de 20 años arrestada en la casa, de acuerdo a Cruz,supuestamente no tiene lazos de parentesco con los líderes de la organización criminal.

Reportes de la prensa mexicana y estadounidense difieren en el resto de las armas incautadas en la casa localizada en Santa Ana, Sonora; a unas 50 millas al sur de Nogales, Arizona. La grabación mexicana de la conferencia de prensa muestra claramente, además del arma “antiaérea”, lo que parece ser un rifle de francotirador calibre .50, una ametralladora Browning calibre .30, cinco rifles, varios cientos de cargadores y miles de balas – incluyendo balas calibre .50 – así como 750 gramos de cocaína.

El agente Newell comentó a Narco News que además de la réplica calibre .50, otras siete armas del decomiso de Sonora han sido rastreadas hasta “fuentes estadounidenses”. Aunque, agrega, no puede “contar la historia completa”.

“Todo lo que puedo decir es que todas las armas han sido rastreadas hasta los Estados Unidos” [aunque no todas fueron manufacturadas por TNW], “se originaron en EU”.

Newell indicó que la ametralladora calibre .30 exhibida en la conferencia de prensa era manufacturada por TNW, una réplica semiautomática de Browning.

El vocero de TNW confirmó, después de ver la secuencia televisiva, que hasta la base de montaje donde se apoyaba la ametralladora calibre .30 era un producto de TNW. Sin embargo, comenta que no es capaz de explicar cómo la plataforma terminó en México.

No obstante, el vocero dice que el arma calibre .30 no parece ser un producto de la TNW – aunque tampoco fue capaz de determinar de la secuencia televisiva si la calibre .50 fue manufacturada por su compañía. Agrega que el arsenal completo mostrado por las autoridades mexicanas en la conferencia de prensa parece extraño, como si nada correspondiera, como si fuera una colección de “utilería”.

“Por ejemplo” continuó “hay cientos de cargadores pero solo cinco rifles – lo que plantea la interrogante sobre el destino de las otras armas”. Agregó que, si la plataforma realmente fuera un producto de TNW, está hecha de aluminio, un metal blando que fácilmente podría doblarse o deformarse en condiciones de batalla.

Puntualizó sobre lo dicho por el general Cruz respecto al arma “antiaérea” que es capaz de disparar 800 balas por minuto, lo cual es un rotundo error. El vocero dice que, en el mejor de los casos, la verdadera ametralladora Browning calibre .50 es capaz de mantener una cadencia de tiro de 400 a 450 balas por minuto y que 800 harían que el cañón del arma se derritiera.

¿Qué pasa, entonces?

Un antiguo agente del TNW, quien también solicitó permanecer en el anonimato, sugiere una posibilidad: “Es un espectáculo sensacionalista”.

Señala que no se encuentra fuera del universo de posibilidades el que el gobierno mexicano haya montado el decomiso de armas o que al menos haya inflado la conferencia de prensa para aumentar sus posibilidades de asegurar la ayuda del gobierno de los EU para continuar con su escalada en la guerra contra las drogas. Igualmente agrega que sospecha de las coincidencias que rodean al decomiso de armas – incluyendo el hecho de que las armas fueron encontradas accidentalmente durante un patrullaje de rutina, que al menos una de las armas es una réplica y que la plataforma de una de las armas era utilería de aluminio.

“Ha sucedido antes” explica el ex-agente. “Traes algo de droga o algunas armas de las bodegas de la policía para exhibirlas. Es un gran juego”.

Además, el momento del decomiso y la subsecuente conferencia de prensa parecen ser demasiado convenientes. La conferencia de prensa fue llevada a cabo el 14 de abril, un día antes de que la administración Obama nombrara a su nuevo “zar de la frontera”, Alan Bersin, un antiguo fiscal, y dos días antes de que el presidente Barack Obama visitara México y se encontrara con el presidente Felipe Calderón para discutir la guerra contra las drogas.

Adicionalmente, la corresponsal de NarcoNews, Kristin Bricker, quien reporta desde México, investigó el estatus de Beltrán (la mujer de 20 años arrestada en el decomiso de armas) y descubrió que no hay cargos en su contra aún después de un mes del arresto y de haber sido atrapada en flagrancia con el arsenal. Sin embargo, la ley mexicana permite que un sospechoso se encuentre en prisión por un tiempo antes de que se formulen cargos en su contra.

¿Qué beneficio podría atraer el actuar un embargo de armas (o por lo menos adornarlo exageradamente) como el de este caso?

“Hay millones de dólares en juego [para México]”, dice el ex-agente. “Así que pudieron hacerlo para incrementar el miedo [y mostrar a las autoridades mexicanas en una excelente condición por hacer el decomiso], para aumentar sus probabilidades de obtener el dinero … simplemente no creo en las coincidencias”.

¿Podría ser que la Browning réplica que el comandante Cruz de la policía federal, descrita como una mortífera “arma antiaérea” no sea nada más que equipo prestado de un set de una película mexicana o de algún coleccionista de armas adinerado con nexos en el gobierno mexicano?

Alternativamente, cabe preguntarse si es posible que el ATF esté lanzando desinformación para así desacreditar al comandante de la policía, por alguna razón desconocida.

Aún más, ¿será posible que algún narcotraficante haya pasado por el problema de adquirir una Browning réplica de 10 000 dólares, estacionarla en una casa al norte de México, resguardada por una chica de 20 años, solo para poder asegurar que es el Rambo de Sonora?

Lo que sea que haya sucedido realmente, pareciera que permanecerá como otro misterio de la guerra contra las drogas – donde la verdad, al parecer, siempre está a la venta si el precio es el correcto.

Hazme el chingadísimo favor, parece que ahora no solo tenemos policías corruptos sino policías corruptos actores, o tal vez algún Rambo muy a la mexicana que gusta de Sonora.

Cortesía de Tonatiuh

labanda.jpg

Paz y piratería.

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
77 Comentarios en “Rambo a la mexicana”