2009

¡Viva la educación en México!

estudianteSoy estudiante de una (medio) conocida escuela privada (y afiliada a la SEP) de algo disque parecido a cine, en la conservadorcísima Guadalajara. A esta escuela llegan muchos muchachitos de todas partes de la república a cumplir sus sueños de convertirse en la leyenda que hará que olvidemos la palabra plagio. Como sea, todos sabemos que nuestra mochés ya se quedó en el pasado y lo que podíamos llamar degenere se convirtió en el pan de cada día.

En mi escuela, esta situación no es la excepción de la regla. Cuando te inscribes, prácticamente te enteras de la vida personal de toda persona que labora y estudia ahí. Para no hacerla larga, hoy me llegó un correo en el que una alumna foránea, confiesa haber tenido una relación con un maestro, incluso fotos de ella completamente desnuda.

Obviamente, el chisme no tardó en difundirse por toda la escuela, gracias a una dirección de correo inventada por un consejo de alumnos que ni siquiera existe. Entre muchas cosas, la idea central de los correos de la chava es ésta (con todo y faltas de ortografia):

“Estoy perdidamente enamorada, tontamente, estupidamente, noqueada. Me trata mal, es un patan hipioso, no paga nada, toda la vida se burla de mi y sin embargo, a veces se queda callado y me mira, entonces pone su mano en mis ojos y me dice susurrante “me encantas”, entonces todo lo demas se me olvida. ¿te molesta que venga a visitarte? Le pregunte. El me miro a los ojos camino hacia mi se puso detras de mi y me abrazo. Mi corazon se para solo de verlo, de que me sonria y sin embargo no es mio, no soy mas que una diversion…”

“Terminé con mi profesor. “Terminé” (ironico no?, cuando en realidad no habiamos iniciado nada) el punto es que ya no lo quiero volver a ver en la vida. Y esto suena despectivo pero te juro mi pequeño hermano que se me hace nudo la garganta y unas ganas incontenibles de llorar escurren aunque me las aguanto. Soy una ingenua al pensar que podria ser algo mas que un pasatiempo… Estabamos en su casa, me coge y luego se acuesta al lado mio, desnuda yo, y me dice “tienes que entender que ya no nos podemos ver asi… Me van a correr, y tu eres solo una niña” entonces le digo ” bonito tu, primero me coges, y luego me despachas?… Hace 5 minutos no creias que era una niña o si?” y el se rie y me dice “no seas ridicula, yo no te quiero, ni estoy enamorado de ti, pero siempre podemos ser amigos” y yo le contesto “¿eramos algo mas?” me paro toda molesta me visto y me voy. A las 2.30 am. Caminando a mi casa”.

Bueno, no es que me asuste, pero aquí hay varias cosas alarmantes y que “of course” me hacen decir hazme el re- chingado favor.

Uno, por supuesto, la gandallés del maestro en cogerse a la alumna. Claro, en todas las escuelas hay morras facilonas y maestros calientes, eso no dejará de pasar, además, ya somos adultos, chicos universitarios, ya estamos peluditos para decidir a quienes se nos cogemos. Lo gacho es que esta chava es como la tercera que se le conoce al maestro, pero hasta ahora nadie lo había hecho público. Y qué manera de hacerlo (¡ja!).

Dos. La mala onda de dejar en evidencia a la pobre chava que, aparte de que la dejaron desvestida y alborotada, un hijo del ocio y de la chingada, se le hizo padre andar mandando sus correos personales y sus fotos en pelotas. ¡Viva la educación en México!

Hazme el chingado favor!

Cortesía de cookie

labanda.jpg

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
282 Comentarios en “¡Viva la educación en México!”