2009

Y al maestro ¿Quién lo califica?

maestroEscribo esta nota para dar mi punto de vista acerca de ciertas situaciones que se han estado dando en nuestro país con respecto al examen de asignación de plazas 2009, y al anuncio que hizo el señor Calderón en la inauguración del ciclo escolar 2009-2010. Se maneja que el 76% de los maestros reprobó el examen, y que solo unos cuantos se hicieron acreedores a una plaza, ok, hasta ahi estamos bien, pero lo que no te dicen es lo que hay detrás de todo esto.

Yo presenté el examen, y a pesar de que tengo 5 años de servicio como maestro de primaria, lo pasé, y aún asi, se que hay muchos maestros que se merecen la plaza mas que yo, y que sin embargo no pasaron. Y eso porqué? bueno pues porque simplemente lo que viene en el examen no tiene mucho que ver con lo que es en realidad el trabajo docente frente a un grupo. El examen se enfocó mas en lo teórico y en lo que dicen los libros, cosa que se me hace incongruente ya que el nivel de un maestro no lo puedes medir a travez de 110 preguntas que te hablan de la ley general de educación y del artículo tercero, creo que todos los maestros conocemos lo básico acerca de estos temas, pero no es suficiente, según el gobierno federal, para que un maestro se haga acreedor a una plaza magisterial.

En verdad me pone de malas el hecho de que en las noticias salgan las notas amarillistas “Maestros burros!” ó “La educación en México esta por los suelos”, etc. Yo se que hay maestros que de plano no da una, pero créanme en verdad cuando les digo que un examen no mide en realidad lo que es un maestro, las habilidades de un maestro se demuestran en el salón de clases, con los resultados en sus alumnos y son su compromiso a su profesión.

Me parece de cierta manera estúpido que el gobierno pretenda mejorar la educación poniendo examenes inútiles, alegando que es por la calidad de la educación. Es como si un abogado estudia mucho y se aprende todas las leyes pero al momento del juicio no sabe como aplicar ese conocimiento a su favor, es algo parecido al caso del magisterio.

Y en cuanto a lo que anuncia el señor Calderón de que las plazas magisteriales ya no se venden, ni se compran, ni se heredan, ni se tranzan, eso es una asquerosa mentira que ni el se creyó, al menos en mi estado sigue vigente la venta de plazas, y hasta términos del ciclo escolar pasado todavía se heredaron bastantes.

No se vayan con la finta de lo que dicen las noticias, aprendan a ver un poquito las cosas de este lado, los maestros en verdad que nos metemos una chinga estando frente a un grupo de 30 a 45 niños todos los días aguantando travesuras, rebeldías y hasta groserías con tal de que este país avance un poquito y no se quede el rezago. Muchas veces los padres de familia son mas ingratos que los mismos niños, asi que si tu que estas leyendo esto eres padre de familia, pues no la chingues! y ayudanos a que tus hijos reciban una mejor educación ayudándoles con sus tareas en casa y motivándolos a que saquen buenas calificaciones, eso es lo que hace que un niño reciba una educación de calidad y que tenga aprendizajes significativos.

Asi que ya saben, vamos a echarnos porras en vez de echarnos tierra, que este país va a avanzar solo si el pueblo asi lo quiere, el gobierno no va a hacer nada por nosotros mas que estarnos idiotizando con la televisión y sus notas de que todo esta bien y que México sigue adelante, etc. ANIMO!

Hazme el chingado favor!

Cortesía de Profr. Daniel

labanda.jpg

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
266 Comentarios en “Y al maestro ¿Quién lo califica?”