2009

El lugar mas feliz del mundo no es Disneylandia

Ayer me encontraba en el Aeropuerto esperando la llegada de mi padre después de casi un año de no verlo. Por razones que a mi todavía me parecen increíbles llegue con 45 minutos de anticipación. Sorprendente!

El vuelo venia a tiempo y entonces decidí que con los 200 varos que me quedaban me tomaría una fría y deliciosa “Vicky”. Por primera vez me sentí como borracho de aeropuerto, esos que uno ve “pistenado” en los aeropuertos sin preocupación de las entradas y salidas de lo vuelos.

Mientras veía en las noticias que pasaban en tele la tele sobre los “honorables” diputados, las inundaciones y Jacinta (ahuevo) se me acabo la cerveza. Y como una no es ninguna, dos son una y una no es ninguna, termine tomándome tres.

Cuando vi que su avión había llegado le agradecí a mi cuate que amablemente me sirvió las cheves y me fue a esperar a mi papa mas contento de cuando había llegado al aeropuerto.

Las cervezas sirven para agarrar la peda, valor, deshacerse del estrés, pero a mi me aliviano muy chido. Me senté cómodamente y empecé a ver a la gente llegar.
Por cierto, antes de continuar déjenme les digo:

Que buenas y guapas mujeres hay en los aeropuertos!!!

Camaradas, la neta si lo que quieren es ir a ver y están tan feos que no pueden tocar, no salgan a bares o discotecas. No salgan al cine ni a cenar. Yo les recomiendo sentarse en un aeropuerto y van a ver exactamente lo que les estoy contando. Son el tipo de mujeres que quisieras decirles, Hazme el chingado favor, por favor!

Y bueno, después del taco de ojo empecé a notar que pinche alegres son los aeropuertos. Es algo extraño pero la buena vibra que abunda ahí es impresionante.

Llego el marido a recibir a su esposa con un abrazo. El hijo recibió a su madre con un abrazo. La niña llego corriendo y gritando “abuelita” para abrazarla fuertemente. El amigo con su amigo. La novia y el novio. Lo ancianos con los niños. El guey mamon con su camisa y su gorra de “fui a Barcelona gueyyy” con el cuero de su novia. Y mi padre al que recibí contagiado de la buena vibra con un abrazo.

Me recordó a una de mis películas favoritas. Una que se supone que no me deben de gustar por que “es de viejas” pero me vale madres. Pinche película chingona.

abrazos

Y mientras escribo este mini-capitulo me pongo a pensar si tiene sentido esta entrada como para publicarla? Probablemente no, pero ya leyeron hasta aquí y ni modo, se chingan.

Claro que si buscamos razones igual y les quería compartir un momento de felicidad de su servilletas. Igual y quería recomendarles que fuera al aeropuerto a ver mujeres hermosas y buenas. Les recomendaría tomarse unas “vickys” y llenarse de buena vibra viendo a la gente llegar de sus destinos.

Igual y solo quería que para todos los que si tuvimos que chambear estas semana empiecen este viernes con muy buena vibra. Pero eso si, hoy les confirmo que el lugar mas feliz del mundo no es Disneylandia.

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
136 Comentarios en “El lugar mas feliz del mundo no es Disneylandia”