2009

El casco

casco.Ya durante mucho tiempo se ha comentado en este blog sobre el México que todos queremos, que el cambio empieza con uno mismo. Se escribe muy chido, se lee mejor, pero ponerlo en practica es una chinga y les cuento el por que.

Salíamos de un partido de futbol donde el resultado fue lo que menos nos importo después de unas ricas y deliciosas “guamas”. Siempre voy con los mismos amigos y un guey que apenas conozco, pero siempre no las pasamos muy chido y con las jarras que agarramos ni se diga.

Al salir del partido justo antes de llegar al coche vimos un par de motocicletas de policía paradas atrás de nosotros. No vimos a los polis, simplemente ahí dejaron las motos estacionadas y en su momento no pensé mucho al respecto.

No fue hasta que note a dos de mis cuates secreteándose y cagados de la risa cuando vi que en una moto estaba el casco de uno de los polis. Se lo querían robar. Aun estando un poco pedo me entro lo “abuelito” y me opuse en chinga pero les valió madre, lo tomaron y corrieron hacia el coche. No pude mas que meterme en chinga y salir disparados.

Entre sus risas de borrachos y de nervios se congratulaban por lo que acababan de hacer mientras se ponían el casco, que por cierto apestaba a sudor de tres dias. Mientras nos alejábamos imitaban esta famosa escena:

Ya una vez mas tranquilos y fuera de peligro empezó el debate que sabia que no iba a ganar pero tampoco me iba a quedar callado. Empiezo mi “regaño” con un

“ya ni chingan cabrones, por eso estamos como estamos”.

Y empecé a elaborar un poco en el sentido de que si nosotros empezamos robando, aunque sea de chiste, como chingados podemos que México mejore. Que tanto nos quejamos que siempre nos roban y ahí andamos haciendo lo mismo. Ellos se defendían con el clásico y un poco justificado “por que los defiendes si ellos lo único que hacen es pasársela robando con sus pinches mordidas”.

Y asi nos fuimos todo el camino.

El Chilakil: “Le van a cobrar el casco”, Amigos: “Ni se van a dar cuenta en la comandancia”

Amigos: “igual y ni los usan”, El Chilakil: “Se puede a llegar a accidentar sin casco y ahí que pedo?”

El Chilakil: “Hay que poner el ejemplo”, Amigos:“ Que empiecen ellos”

Amigos:“De seguro lo vas a escribir en tu pinche blog”, El Chilakil:“ahuevo”

Llegando a mi canton, que también es el suyo, no pude mas que sentirme tan impotente que hasta la pinche peda se me bajo. Pero al mismo tiempo que bueno que no me quede callado. Se que a ellos les di a entender un poco que lo que hicieron estuvo mal. Que aunque fue un momento muy “chistoso” sus actos son el ejemplo de que estamos como estamos. Que por valemadristas no tenemos conciencia ciudadana. Hazme el chingado favor!

Por mi cuenta se que queda mucho por recorrer en esta interminable búsqueda por tener un mejor México. Yo tengo una idea de lo que tengo hacer y la verdad no es muy difícil. Ahora siguen mis amigos y conocidos. Se que no es fácil y que probablemente me convierta en el amargado y en el aguafiestas, pero tampoco es imposible y la neta vale la pena. Ni pedos, a seguirle echando ganas.

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
230 Comentarios en “El casco”