2009

In memoriam de mi gato

gatoHace unos días fui a la ciudad de Monterrey para atender unos negocios y visitar a mi familia, puesto que estudio en un lugar un poco retirado de allí. Después de platicar un poco con mi madre me dice:

“Recuerdas a tu gato, El Tato?, lo envenenaron y murió agonizante el viernes”

Me sorprendí mucho, pude haber asimilado mas el hecho si se lo hubiera comido un perro o hubiera muerto atropellado pero, envenenado??

Según el relato de mi mama, un dia en la mañana Tato ya no se quiso levantar, ellos lo trataron de animar y se levanto, pero solo para caminar tambaleándose y pegándose contra la pared, cual vil teporocho, y después callo del segundo piso de la casa y aun así continuo viviendo. El pobre vomitaba y después ya no se levantaba y entonces cuando ya lo deban por muerto camino un poco hasta que por fin dejo de moverse. Cuando mi hermano lo llevo a enterrar en un lote baldío lo dejo en el piso y dice el que después de darse la vuelta escucho un ruido en la bolsa, era el triste gato agonizante que luchaba por vivir, pero finalmente perdió.

Aparentemente alguna vecina culera a la que no le hacia ninguna gracia este gatito de solo 3 meses le dio algo de comida envenenada. He aquí Hazme el chingado favor! Por que matar a un gatito que no te causa ningún daño y es mas, te alegra el rato con las pendejadas que hace?

Dirán ustedes, y a mi que me importa que tu pinche gato se halla muerto?? Pues he aquí lo interesante.

Después de analizar las cosas un rato me di cuenta de que esta puede ser una buena ilustración o alegoría de nuestro país. Nuestro país es como ese gato juguetón y sano que da gracia a todo el mundo, diremos que esto representa el tiempo que duro el famoso “milagro mexicano” pero después, alguien le metió mano a nuestra comida y un buen dia despertamos con crisis, devaluación del peso y todas esas cosas que hemos vivido desde hace 40 años. El dueño le da de comer al gato porque piensa que esa es la solución (como mi madre le dio mas comida y pastillas al gato para que se mejorara) y entonces el gato se levanta y empieza a mostrar un leve mejoría, pero huevos!! Inmediatamente después empieza lo feo, caminamos sin rumbo con un ciego sin bastón pegándonos contra la paredes de las malas decisiones, no solo del gobierno si no también de nosotros los ciudadanos. Y así se le pasa el país, agonizante, esperando solo su hora de morir.

La pregunta es, queremos nosotros dejar que México, nuestro gato por llamarlo así, muera? Creo que la respuesta es muy obvia, pero nuestras acciones denotan lo contrario, dejemos de quejarnos del wey del pesero o de lo pendejo que es el alcalde, por que así no se cambian las cosas, debemos de comenzar el cambio en nuestras familias, cultivando en nuestros hijos, sobrinos y etc, etc buenos valores, ser ejemplos a seguir, porque si seguimos teniendo modelos a seguir como El Temo y demás escoria televisiva nuestro gato definitivamente va a morir, así que:

Hazme el chingado favor de comenzar a cambiar tu, no a tratar de cambiar a los demás.

Cortesía de korro

labanda.jpg

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
278 Comentarios en “In memoriam de mi gato”