2009

Lo contagioso de la negatividad y sus efectos en un blog

negativoHace años unos fulanos hicieron un estudio para ver actitudes de compradores. Querían saber de qué manera la gente se deja influenciar por las opiniones de otros y, de pasada, saber cuáles opiniones influyen más.

Lo que hicieron organizar a un grupo de personas en parejas y, de manera individual, les pidieron dar su opinión sobre un producto. Como es normal, algunos opinaron positivo y otros negativo. Después, les dijeron la opinión que dio su pareja y les volvieron a pedir su opinión del producto.

Los resultados:

De los que primero dijeron que el producto era chafa, la mayoría se quedó con esa opinión, después de saber que la de su pareja era contraria.

De los que primero dijeron que el producto era bueno… la mayoría cambió su opinión en la segunda encuesta, al saber que su pareja opinó lo contrario.
¡Esto demostró que los comentarios negativos influyen más que los positivos!

Ahí no acaba el experimento. Después les pidieron hacer una discusión en grupo. Lo que pasó ahora es que los que primero dijeron que el producto era malo, ya en grupo, dijeron que era peor.

¡Es decir que los negativos, en grupo se vuelven aún más negativos! Porque se sienten con el apoyo del grupo.

¿Les suena familiar?

Escribo todo esto por las discusiones de siempre en el chat F5 de HECF. Que si hay chat, que si no hay, que si somos intolerantes y, sobre todo, la razón de ser de los trolls (y de todos los que a veces mentamos madres)… y su efecto en los demás.

Yo suelo ser parte del chat. Me gusta y hasta creo que es parte del atractivo de HECF. Sin embargo, creo que muchas veces esta investigación se demuestra claramente aquí.

Muchos de los post son solo de queja (sin una propuesta) y (tal vez por lo tanto) muchos de los comentarios son mentadas de madre a lo que el post critica o al posteador; como muy probablemente me tocarán a mí. Entonces, se forma una “opinión común”. Luego, cuando alguien va en contra de esa opinión común… PEOR! le llueven las mentadas y los chingadazos.

¿Cuántas de esas mentadas influyen en otros para mentarla también?

¿Cuánta de esa negatividad es contagiada?

Nota aclaratoria: Este post no pretende descubrir el hilo negro o criticar a los negativos (que somos todos en algún momento) o a los trolls o al chilakas que ya quiere cerrar el changarro. Es más bien una invitación a pensar antes comentar:

¿Qué tanto es tu propia opinión y que tanto son ganas de pertenecer al rebaño?

El artículo lo pueden ver aquí: journals.uchicago.edu

Hazme el chingado favor!

Cortesía de Xtopher

labanda.jpg

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
219 Comentarios en “Lo contagioso de la negatividad y sus efectos en un blog”