2009

Rezan, se drogan ¡y la Policía sólo ve!

judasSaludos gente.

Soy un asiduo lector de esta página desde ya hace un par de meses, y sigo visitando el sitio porque es impresionante la idiosincrasia del mexicano (para bien y para mal), y porque de alguna forma esto ha servido para que la página se convierta en una suerte de foro de denuncia.

Como ustedes sabrán, si viven en la capital, y particularmente si son usuarios de las líneas 2 o 3 del metro; ya es común que el día 28 de cada mes los devotos a San Judas visiten el templo ubicado en las cercanías del metro Hidalgo. No voy a meterme con la fe de la gente, razón por la cual no me parece mal que devotos visiten el templo; por otro lado, sí me molesta y me hace decir HECF! el hecho de que cada día 28, el metro se sobresatura (aún más de lo habitual) debido a los ‘juditas’. Repito, si son usuarios frecuentes del metro ya saben de qué se trata: estaciones llenas, pisos resbalosos, y otros etcéteras provocados directamente por los peregrinos. El problema es que -basándome en mi experiencia personal -los ‘juditas’ en cuestión no son precisamente gente amable o con despliegues de un poco de modales o consideración por los demás. Eso, a lo menos. Pero vamos a suponer que vivimos en una sociedad tolerante y por lo tanto no debería ser gran inconveniente. Pero lo que sí me hizo decir ¡Hazme el chingado favor! fue lo publicado hoy 30 de Octubre por el Periódico Reforma:

Rezan, se drogan ¡y la Policía sólo ve!
Los jóvenes que acuden a la iglesia de San Hipólito para agradecer a San Judas su ayuda, toman y se drogan.
Foto: Alberto Neri

Argumentan agentes que tienen órdenes de vigilar, pero no de detener a los peregrinos, por eso no hacen nada al ver que se drogan
Nota de: Ricardo Rivera y Juan Corona

Ciudad de México (30 octubre 2009).- Los festejos de San Judas Tadeo se han convertido en un escenario de impunidad.
Jóvenes peregrinos se drogan, ingieren bebidas alcohólicas e incluso hablan sobre planes para delinquir, literalmente en las narices de la Policía.

Todos los días 28, cerca de 100 mil peregrinos acuden a la Iglesia de San Hipólito a venerar a San Judas Tadeo y agradecerle los favores concedidos.

En los alrededores, la SSP local despliega a 400 agentes que tienen la orden de concentrarse únicamente en delitos de alto impacto.

El Secretario de la SSP del DF, Manuel Mondragón, aseguró que el operativo por la celebración de San Judas Tadeo no era coercitivo, pues se trató de estar presentes y evitar cualquier contingencia a los asistentes a la iglesia de San Hipólito.
Por otro lado, el director de la Policía de Proximidad, Lorenzo Fernández Nieto, comentó que el operativo fue un éxito porque tuvieron un aforo superior a los 90 mil feligreses y no se registró ningún incidente.

Jesús, un joven de 15 años, viene desde Ecatepec para que le bendigan la figura de San Judas hecha de cerámica y que sostiene con la mano derecha, mientras que con la izquierda sujeta una bola de papel de baño mojada con thinner que inhala constantemente. El adolescente no deja de respirar en su “mona”, a pesar de que frente a él pasa un grupo de cinco oficiales de la Unidad de Protección Ciudadana Buenavista.

En una de las entradas del Metro Hidalgo se han concentrado alrededor de 200 jóvenes, quienes sin inmutarse, combinan refresco con Vodka Oso Negro en vasos de plástico que descansan sobre la banqueta, mientras que otros se terminan una caguama de cerveza. La noche ha caído y los peregrinos continúan llegando, mientras encienden cohetones; el olor a pólvora se pierde por el fuerte olor a mariguana que llega desde donde se encuentran los peregrinos, algunos de los cuales cargan bebés vestidos con túnicas de color blanco y verde.

En eso, Jesús saca una servilleta de papel de una cangurera y enseguida un frasco con activo para mojarla; la acción es detectada por tres jovencitas que le piden un poco.

“Cada mes es lo mismo: los chavos vienen con sus ‘monas’, sus cervezas y se ponen a tomar, pero nosotros tenemos la orden de no remitirlos a un juzgado cívico.

“Además, lo que nos piden los jefes es que nos enfoquemos en los delitos de alto impacto, nosotros creemos que eso está mal porque uno de estos chavos drogado ya no mide sus acciones y puede cometer un delito mayor porque no piensa lo que hace”, explicó uno de los agentes en turno.

Hazme el chingado favor!

Cortesía de Rattenjunge

labanda.jpg

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
126 Comentarios en “Rezan, se drogan ¡y la Policía sólo ve!”