2009

El Tercer Espacio

Definen los sociólogos y psicólogos al 1er espacio como nuestro hogar, un lugar hecho a nuestro gusto con los muebles y decoración dispuestas de manera tal que son reflejo de nuestra personalidad.

El 2° espacio es aquél en el que subsecuentemente pasamos más tiempo o en su defecto, es el segundo en importancia después de nuestra casa, me refiero al lugar de trabajo.

Los dos anteriores son indispensables para cualquiera de nosotros, el 3er espacio en cambio, es alternativo:
puede ser un lugar en el que nos permitamos un escape momentáneo de la realidad, del estrés y de la rutina cotidiana, tendemos a disfrutar de estar en este sitio. Así por ejemplo, en las prepas y universidades es común que grupos de jóvenes se reúnan en lugares específicos de la escuela que es donde más confortables se sienten: los deportistas en las canchas, los otakus en algún salón en desuso, otros más en las cafeterías o en las áreas verdes… unos más que no entran a clases toman como 3er espacio el billar o las cantinas de Los Remedios (me han contado). Otros grupos son los de las damas de socialite que se reúnen todas las mañanas a echar el chisme en un Vips, Toks o Sangron’s.

Para los que hemos sufrido el tener que estar postrados 2 horas en un asiento frente al volante, también el auto puede ser nuestro 3er espacio, por esto hay quienes le rinden culto y lo tunean, le ponen equipo de sonido para escuchar con la más alta fidelidad un new age para relajarse en el tráfico, un rudo heavy metal para correr, una guapachosa salsa (microbuses) o un asqueroso regeton. Adiocionalmente la gente les suele poner estampitas de su marca de computadoras preferida, de su partido político, de la empresa en que trabaja, escudos de chivas, pumas, añérica, etc y monitos de peluche con ventosas en los cristales. Solemos sentirnos tan cómodos en nuestro 3er espacio que a veces olvidamos que un mundo nos rodea y nos sacamos el moco mientras manejamos, ah! pero cuidado y alguien se meta con él! si nos avientan la lámina no lo tomamos como descuido del otro conductor, inconscientemente interpretamos una agresión a éste espacio y nuestra primer reacción primitiva es recordarle sonoramente a su progenitora.

El 3er espacio también es variable, puede ser un sofá en la sala a media luz para escuchar a Vivaldi con un bellísimo cognac, un puesto de garnachas donde nos cagamos de la risa con las ocurrencias de la doña que despacha o hasta los 5 o 10 minutos (depende de la digestión de cada quién) que nos tardamos en sacar el twinky en el excusado mientras reflexionamos sobre temas de la vida o leemos una revista.

Así, amigos míos (soné como Calderón… aaajjjj!) es que adoptamos este blog, o quizá el nos adoptó a nosotros como 3er espacio al que le ponemos gravatares como si fueran estampitas, al gusto de su propietario. Compartimos el viernes de chistes o de jetas, anunciamos a todo el mundo cuando estamos crudos, hacemos apuestas (que algunos no pagan), damos aviso si es nuestro cumple o si ya nos dió la AHLNL, bueno es más, hay hasta quienes avisan si se van a tirar un pedernal. Aquí expresamos nuestra ideología política o religiosa, apapachamos con palabras de ánimo a quien sufrió la perdida de un ser querido y defendemos nuestro espacio contra las invasiones de los trolls y spammers con mentadas de madre o ingeniosos e irónicos insultos.

Nos saludamos de buenos días-tardes-noches, nos despedimos y “encargamos el changarro” a los que se quedan y nos invitamos tragos mediante un link de unas refrescantes, heladas y nutritivas cervezas.

Lo que comenzó como un blog para publicar pendejadas ahora se ha politizado en demasía.. unos van, otros llegan, algunos no pasan de 1 comment y otros se quedan 4ever. Pasó de una desorganizada lluvia de mentadas de madre al Chilakil a esto, una comunidad de 24/7 los 365 días del año que todo en uno, funciona como medio de comunicación para averiguar marcadores de partidos o las noticias como la balacera en Reynosa, nos sirve de escape al estrés de la chamba y de la rutina, nos permite desahogar tensiones y hasta tener sesudos y acalorados debates. Aquí se forman matemáticos, sociólogos, políticos, expertos en vialidad, etc.
Por este tercer espacio, felicidades a todos los que lo hicieron posible y a quienes lo mantienen por estos 3 años. Creo que seguirá habiendo esta madre mientras haya políticos ratas, actrices descerebradas, futbolistas malos, injusticias, burros mal estacionados en la calle o carriolas remitidas al corralón y demás escenas surrealistas propias de nuestro país. Felicidades a todos los que escriben pendejadas y a los que alimentan HECF con sus críticas!

P.D. Ya saben la tradición para el que se anime a ser “primis”

Cortesía de Semehinchaunhuevo

labanda.jpg

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
182 Comentarios en “El Tercer Espacio”