2009

No se Vacunen

Hola, es la primera vez que colaboro con este blog , aunque seguido lo leo , que por cierto muy buena información. Pero bueno ese no es el caso , te contare :

Estaba en Internet buscando información sobre la vacuna de la influenza y me tope con esta pagina que esta muy interesante espero que la chequen y saquen información debido a que su blog es muy visitado por mucha gente, esta vacuna en vez de curarte te enferma mas, te mata poco a poco es una mentira para reducir la población mundial , PORFAVOR ! publiquen algo de esto en su blog , Gracias atte. : Juan M

Resulta que esto de la gripe porcina (y toda la atención que se le ha dado, etc.), parece que no es nuevo.

Además, dadas las ganas de hacer dinero de los industriales farmacéuticos, y la complacencia de los políticos, creo que sus soluciones pueden ser peligrosas.

Veánlo ustedes mismos. Chequen esta pagina !

Campaña publicitaria de bien público del Servicio de Salud Pública de los EEUU (1976)
En la primera propaganda sale gente diciendo que “ellos no van a agarrar la gripe porcina”, y luego se les muestra enfermos en la cama, animando a vacunarse.

La segunda parte, también trata de asustar, supongo que condena a padecer la
enfermedad a todo aquél que tenga contacto físico con otras personas, sin estar vacunado.
Parece que usan un manual para generar pánico

VEAN ESTO… ¿USTEDES SE VAN A VACUNAR?

El 5 de enero de 1976, varios centenares de reclutas llegaron a la base militar Fort Dix, Nueva Jersey, para recibir las siete semanas de entrenamiento obligatorio antes de ingresar al ejército. A su llegada, fueron inmunizados contra la gripe común utilizando la cepa de la temporada de 1975.

El 23 de enero, un oficial médico a cargo notificó a las autoridades sanitarias locales y del estado que tenía en aislamiento dos casos de gripe porcina y que sospechaba de un brote.

El 3 de febrero uno de los afectados, el recluta David Lewis, desobedeció las instrucciones y participó en un ejercicio nocturno. Durante el mismo, Lewis sufrió un colapso y murió en la enfermería pocas horas después en la madrugada del 4 de febrero.

A finales del mes de febrero, sumaban 230 los reclutas infectados y las autoridades sanitarias advirtieron que el brote registrado en la base podía ser mortífero si la enfermedad se propagaba a la población en general.

Como resultado del brote de gripe porcina en Fort Dix, el 31 de marzo el presidente Gerald Ford envió un memorándum a todos los jefes de departamentos y agencias de gobierno anunciando el National Influenza Inmunization Program.

“Debido a lo grave de este virus, es mi esperanza que todo hombre, mujer y niño en el país sea vacunado antes que termine el año”, señalaba el Presidente Ford. “Nuestra meta es asegurarnos que la vacuna contra la gripe esté disponible en las facilidades de salud pública, hospitales, escuelas y en las oficinas de médicos a través del país y que la mayoría de los americanos puedan sacar provecho de ella”.

Luego de muchos desaciertos y experimentos clínicos “fast track”, la vacuna estuvo disponible el 1 de octubre de 1976.

Pero el remedio fue peor que la enfermedad.

A las pocas semanas de comenzar el proceso, se le atribuyó a la vacuna haber causado decenas de muertes y más de 500 casos del síndrome Guillain-Barre, una enfermedad que afecta los nervios del cuerpo y que ocasiona debilidad muscular, dolor e incluso parálisis de los músculos faciales, del tórax y de las piernas. Ante esta realidad, el gobierno de los Estados Unidos detuvo el programa el 16 de diciembre de 1976.

Las críticas no se hicieron esperar.

El 21 de diciembre, el New York Times calificaba como, “un fiasco, una debacle, un error espantoso, un Vietnam médico”, el invento de una epidemia de gripe porcina.

Pero el disparate de Fort Dix tuvo su secuela.

Bajo la administración de Jimmy Carter en 1977, el nuevo secretario del Departamento de Salud, Educación y Asistencia Social, Joseph Califano, levantó la moratoria impuesta el 16 de diciembre de 1976 y recomendó reanudar la vacunación, esta vez sólo a grupos de alto riesgo. Entre ellos, a razas y grupos étnicos minoritarios.

Como grupo étnico minoritario de alto riesgo, miles de niños puertorriqueños a principios de 1977 fueron obligados a participar en un proceso de inmunización, a sabiendas de que la vacuna era defectuosa.

En marzo de 1977, con 104 demandas a cuestas por negligencia, para un total de $111 millones, el gobierno de los Estados Unidos canceló la campaña de vacunación contra la gripe porcina.

Por su parte, el Departamento de la Defensa para contrarrestar la indignación, (y las demandas), de las personas afectadas por la vacuna, difundió la versión oficial de que el brote de Fort Dix, “pudo haber sido causado por el ingreso del virus de un animal a una población humana bajo estrés, en contacto cercano con instalaciones militares saturadas de gente y durante el invierno”.

Pero nadie se llame a engaño, los reclutas en Fort Dix no estuvieron en contacto con un cerdito infectado. Tampoco el estrés los hizo vulnerables a las infecciones y mucho menos el invierno tuvo algo que ver.

Para armar el rompecabezas que permite precisar lo que pasó en Fort Dix, es necesario tomar como base el informe, “Research in Chemical, Biological and Radiological Warfare (1960)”, presentado por el Departamento de las Fuerzas Armadas ante el Comité de Ciencias y Astronáutica del Congreso de los Estados Unidos.

En el informe, el Departamento de la Fuerzas Armadas ilustra con ejemplos específicos el papel clave que juega la guerra biológica en el marco de la estrategia nacional.

“La guerra biológica es mejor alternativa que la guerra explosiva que destruye a las personas, pero también arruina sus posesiones materiales como edificios y máquinas. Si es introducida de manera limitada por un saboteador, podría servir como un suplemento a las amenazas naturales a la salud”, estipula el documento oficial. “A gran escala, sin la ayuda de epidemias, la guerra biológica también podría ser utilizada como la forma de afectar a una población grande”, añade.

::: CONCLUSIÓN :::

Solo será obligatoria la vacunación cuando exista un peligro inminente y extraordinario de salud pública. Y aún en ese caso, las medidas que se tomen serán siempre temporales, hasta la desaparición del peligro que las motivó.

Puesto que el hecho de no vacunarse no implica un riesgo general hacia el resto de la sociedad, esta obligación de vacunarse es ilegal y vulnera el derecho a la libertad personal, la integridad física y la intimidad personal.

Debe pues, prevalecer el derecho a no vacunarse y que tal decisión sea tomada por los padres, que en definitiva tienen la obligación de velar por la salud y educación de sus hijos.

Hazme el chingado favor!

Cortesía de Juan M

labanda.jpg

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
438 Comentarios en “No se Vacunen”